Carreras de caballos y exhibiciones de ganado en las fiestas de Requejo

En el campo de Llende se celebraron demostraciones de arrastre de bueyes, doma de potros salvajes y un desfile campero

J. P. DEL RÍO
Carreras de caballos y exhibiciones de ganado en las fiestas de Requejo

Requejo acogió durante el fin de semana, con motivo de las fiestas patronales de San Pedro Apóstol, diversas muestras y festejos ganaderos que tuvieron como escenario el campo vecinal de Llende, una joya de terreno plano como la palma de la mano, situado junto al casco urbano del pueblo, a orillas del pantano. Es digno de resaltar como los vecinos de esta localidad campurriana participan en eventos como los celebrados durante el fin de semana. El interés por la ganadería y todo lo relacionado con el campo se pone de manifiesto en su capacidad de entrega.

Los festejos del fin de semana en honor a San Pedro fueron patrocinados por la Junta Vecinal de Requejo, que preside Moisés Balbás, ganadero local de leche. En lo que se refiere a la organización, fueron los jóvenes del pueblo quienes se hacen cargo de ella.

Durante las dos jornadas, sábado y domingo, numeroso público de Campoo acudió a presenciar la concentración de ganado caballar y vacuno, carrera de cintas y de caballos, exhibición de arrastre de bueyes tudancos, rodeo americano y doma de potros salvajes, además del desfile campero y de antorchas. Contaron con la colaboración de la Asociación Hijos del Viento de Matamorosa.

El sábado, con un apretado programa que dio comienzo a la una de la tarde, tuvo como plato fuerte una prueba de rodeo americano que posee un reglamento muy singular y que se siguió al pie de la letra. Intervinieron una veintena de vacas en cada jugada y tres equipos formados por otras tantas personas a caballo, con ejemplares diestros para apartar las vacas de los corrales. Este tipo de rodeo es un juego que nace en América y se practica actualmente en el sur de Francia y Cataluña, y a partir de ahora también en Requejo.

Hubo también carrera de cintas, doma de potros salvajes dentro de un cerrado metálico, un espectáculo muy vistoso. Con grandes dosis de coraje se logró reducir a los animales, incluso hubo mozos que tuvieron el arrojo de subirse a sus lomos, sujetándose a las crines de los animales que utilizaron a modo de bridas. «Gente brava», según Emilio Macho Balbás, nieto del recordado Pepe Balbás, quien junto a sus hermanos Rafa y José, ganaderos locales, aportaron el ganado vacuno y caballar. «Nosotros hemos puesto el ganado y el resto la juventud de Requejo y otros pueblos campurrianos», explicó Emilio Macho. Al final este ganado partió rumbo a su destino en los pastizales situados cerca de Carabeos. Por la noche, desfile campero y de antorchas por el pueblo y parrillada para los caballistas participantes.

En la jornada de ayer, hubo gymkana y entrenamiento de los caballos antes de la carrera de la tarde, en la que participaron jinetes de distinta procedencia, a galope tendido, con ejemplares de pura sangre, cruzados y prácticamente de todas las razas.

También se celebró una exhibición de arrastre de narria por bueyes y vacas, media docena de juntas, seguidas ambas pruebas por una gran número de personas. Se desarrolló en el Llende, uno de los mejores llanos que hay en la comarca de Campoo, un terreno bañado en uno de su lados por aguas del río Ebro a su paso por la localidad y adornado con una magnífica chopera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos