«El pájaro no es un cantautor que sale al escenario e interpreta»

Lázaro Fariñas es muy aficionado al silvestrismo y entrena jilgueros para que canten en competiciones

ELIXABET RUIZ
Lázaro posa con 'Manolín', el pájaro que le ha hecho llegar tan alto. ::                             E. RUIZ/
Lázaro posa con 'Manolín', el pájaro que le ha hecho llegar tan alto. :: E. RUIZ

Lleva desde los diez años cazando jilgueros y enseñándolos a cantar. El pasado mes de mayo consiguió la recompensa más importante de su carrera como 'entrenador' al proclamarse, con su pájaro Manolín, Subcampeón de España de Silvestrismo. Lázaro Fariñas compagina su trabajo en el mundo de la comunicación con su hobbie de toda la vida al que dedica casi todo su tiempo libre. Reconoce que es una actividad «no muy común» pero asegura que cada vez más gente la conoce, la respeta y se aficiona a ella.

-¿Cómo se empezó a sumergir en el mundo del silvestrismo?

-Empecé a los diez años. A diferencia de ahora, en mi generación los niños estábamos todo el día en la calle jugando. No había videoconsolas ni ordenadores y pasábamos el día en el campo cazando furtivamente pajarillos. Ahora, que quede claro, sólo vamos cuando tenemos los permisos pertinentes.

-Porque, ¿cómo se hace con los ejemplares que luego van a concurso?

-En ningún caso se compran. Siempre se capturan. Los mixtos de canario con jilgueros los criamos en cautividad. En el caso de los jilgueros o pardillos nos dan la licencia de caza en julio o agosto y capturamos un cupo limitado a diez ejemplares, según la comunidad autónoma.

-Este tipo de aves son pequeñas y muy veloces. ¿Cómo hacen para capturarlas sin causarles daño alguno?

-Hay un método muy sencillo y con el que se les captura sanos y salvos. Se trata de una red abatible o de libro. Los que no son seleccionados se liberan de inmediato sin daño alguno.

-Y, una vez capturados, ¿cómo se les enseña a cantar para que puedan participar en un concurso?

-Les ponemos discos con cánticos de otros pájaros y, si el ejemplar nuevo copia esas interpretaciones, está listo para ir a la cancha a que le enjuicien. No existen secretos a la hora de enseñarles. O se estudia el libro o no. O aprende lo que le pones o no. Aprenden por imitación.

-Tal es su afición por este mundo que ha montado, en su lugar de trabajo, un estudio de grabación para pájaros.

-Mi estudio es como el de cualquier músico pero mucho más pequeño. Un metro cuadrado más o menos. Allí grabo para mí y para la gente que me lo pide. me gusta y además me dicen que lo hago bien. Lo difícil no es grabar al pájaro, es seleccionar luego las notas buenas, filtrar las notas negativas. Un importante trabajo de edición de audio.

-¿Cuántos pájaros tiene en casa para dedicar a esta actividad?

-Tengo a Manolín y dos jilgueros del año pasado. No se puede tener muchos porque los pájaros tienen que estar al aire libre si quieres dedicarte al esto del cante. Además tienen que estar separados porque si se escuchan entre ellos se degeneran.

-Comenta que lo difícil es la edición pero, ¿cómo hace para que el pájaro cante (en un concurso o en estudio de grabación) cuando usted quiere?

-Todo eso se hace en la época de celo que es cuando quieren conquistar a la hembra. Sale uno, quiere callar al otro y ya sabemos, la primavera la sangre altera. Lo que está claro es que el pájaro no es un cantautor que le sacas al escenario e interpreta. Ahí está la magia de los concursos de este tipo. Un pájaro muy bueno puede quedar el último un día porque no cante y uno no tan bueno puede ser campeón.

¿Cómo sabe cuál es el bueno y cuál el malo?

-Tú ya tiene claro que el pájaro va cantando en la línea que le has enseñado. Si no marca bien las notas en esa línea no merece la pena escucharle más porque de por sí va a cantar fue del código. No quiere decir que cante mal pero fuera del código nuestro.

-Dentro de ese código, cuando un ejemplar va a concurso, ¿cómo se le puntúa?

-Se le puntúa lo positivo y lo negativo. Cuando el pájaro no canta y hace una especie de pirleo son menos cinco puntos. Después hay diferentes notas. Están los colíos y las quejas que es cuando el pájaro quiere salir de la jaula que lo puntúan con un punto. Luego están las notas simples golpeadas como los bibleos o los cascabeles que son notas básicas. Lo que más se puntúa son las notas básicas enlazadas y rematadas. Cada nota básica con dos puntos y si las enlaza van aumentado. Por ejemplo, una nota básica, un cascabel, un bibleo y una mecida son seis puntos.

-¿Alguna vez se ha encontrado con alguien que le haya dicho que su hobbie es raro?

-Alguna vez pero por desconocimiento. En Cantabria cada vez hay más afición a esta actividad. Sólo en la sociedad a la que pertenezco (Sociedad de Aves Silvestres de Cantabria) somos unos 200 miembros.