Estafan 12.600 euros a una anciana con el timo de la 'estampita'

Los embaucadores la convencieron para que sacara el dinero de dos sucursales bancarias y aportara además lo que tenía en casa

RAFAEL SÁNCHEZLAREDO.

Los clásicos nunca pasan de moda. Ni siquiera en lo que a la picaresca se refiere. Que se lo pregunten a la vecina de Laredo, M.C.L.B., de 76 años de edad, que el pasado lunes entregó 12.600 euros a unos avispados que supieron ganarse su confianza y, a la postre, también su dinero. La trama es tan conocida que allá por 1959 quedó inmortalizada en la pantalla grande por Tony Leblanc y Antonio Ozores en 'Los Tramposos', obra del director de cine Pedro Lazaga.

Fieles al guión de la película, los estafadores bordaron su papel, donde no faltaba la persona aparentemente de 'pocas luces' (una chica algo retrasada) a la que supuestamente iban a pegar el 'palo'. Apostada en una zona céntrica con un abultado fajo de billetes en su poder, pronto entraron en acción dos nuevos personajes. Una pareja, hombre y mujer, de más de 60 años cada uno que, generosa, rápidamente quiso hacer cómplice de la trama a quien, a la postre, pagaría un altísimo precio por su avaricia y ambición.

La cosa era simple. De manual. Se trataba de cambiarle a quien 'menos luces' aparentaba su colección de billetes repetidos, según declaró la señora timada, de unos 40.000 euros, por una suma notablemente menor.

Una cosa es sacar un suculento dividendo del trueque, y otra aprovecharse de un ser tan desvalido.

Aquí llegó el primer problema. Los forasteros carecían de dinero suficiente para el cambiazo. Y pidieron a la mujer residente en Laredo que ella aportase una cantidad idéntica a los quince mil euros que ellos, a su vez, se encargarían de retirar de una sucursal bancaria.

Confiada en lo redondo de la operación, la víctima acudió a su domicilio, recabó las libretas de ahorro, y extrajo 6.000 euros en cada una de las dos entidades bancarias de la localidad pejina, donde guardaba su dinero. Además, la convencieron para que añadiera los 600 euros que la confiada anciana guardaba en casa. Misión cumplida. Ahora tocaba reunirse con tan generosos compinches para dar el golpe final. Sumadas ambas cantidades, con la convincente actuación de los ganchos, se procedió a camelar a la 'tontita' y los fajos de billete viajaron de unas manos a otras.

A falta del reparto

La generosidad de los timadores aún tenía por escribir el último capítulo. Una vez que le cambiaron el sobre para repartirse las 'estampitas' con los supuestos 40.000 euros. La pareja intermediaria le dejó el botín en consigna a la vecina de Laredo, con el propósito de regresar pronto para hacer el reparto. La excusa fue la de «vamos a acompañarla a recoger un taxi, para que se vaya del pueblo, antes de que se arrepienta».

Tras aguardar más de dos horas, M.C.L.B, extrañada por la ausencia, descubrió entre incontenibles lágrimas que los billetes de curso legal que pensaba que tenía en el sobre eran simples 'estampitas'. Demasiado tarde, los estafadores ya habían puesto pies en polvorosa.

A partir de ahí, la anciana contó su historia a la Policía Local quien, por la gravedad de los hechos, la derivó a la Guardia Civil para cursar la pertinente denuncia.