El Ejecutivo intenta preservar de las primarias al presidente

De la Vega dice que el jefe del Gobierno «no se juega absolutamente nada» en las elecciones internas de mañana

R. C.MADRID.

Por lo que pudiera pasar, el Gobierno intenta preservar al presidente del Gobierno del resultado de las elecciones primarias de los socialistas de Madrid. La vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega aseguró que José Luis Rodríguez Zapatero «no se juega absolutamente nada» en las elecciones del PSM de ayer. Ella misma tampoco se mojó y afirmó que tanto Tomás Gómez como Trinidad Jiménez son «magníficos candidatos».

La número dos del Ejecutivo aseguró ayer que tanto si gana el líder del Partido Socialista de Madrid como si lo hace la ministra de Sanidad el vencedor será «el candidato de Zapatero».

El presidente del Gobierno, sin embargo, insistió en mantener ese lenguaje críptico que se entiende a la perfección. Preguntado en RNE por sus predilecciones, respondió que «todo el mundo sabe» cuál es su candidato favorito, es decir, Jiménez, pero se abstuvo de poner nombre y apellido al mismo. No se olvidó de su papel de secretario general del PSOE y garantizó que el ganador, sea el que sea, tendrá «todo el apoyo del partido» para derrotar a la popular Esperanza Aguirre en las elecciones autonómicas de mayo próximo.

Lo que sí hizo Zapatero fue animar a votar a los afiliados de Madrid para conseguir «una participación altísima» porque es «muy importante que todos los militantes» se acerquen a las agrupaciones del partido a depositar su sufragio para que el PSOE sea «un ejemplo de compromiso democrático». El líder socialista, aunque respalde sin decirlo a la ministra de Sanidad, tuvo palabras de encomio para Gómez, del que dijo que ha sido «prudente» en sus discursos sin imprimir «tono crítico» a sus mensajes.

Los candidatos, entretanto, apuran sus actos y hoy cerrarán sus campañas. El secretario general del PSM aseguró ayer que a partir del lunes todo el partido «estará como una piña detrás del que resulte elegido» con independencia de quien sea y evitó comentar si en caso de resultar derrotado aceptaría ir en una lista encabezada por su contrincante. Jiménez, a su vez, afirmó que si gana las primarias actuará con «mucha generosidad política» porque para «ganar no sobra nadie», una forma de decir que ofrecería al líder del PSM formar parte de su candidatura.