...y desamordazarte y regresarte

...y desamordazarte y regresarte

Peonza dedica su número de este mes de octubre al poeta de Orihuela con el objetivo de que los niños y jóvenes crezcan en la lectura con sus versos verdaderos

Pie. Pluma. Espuma. Rayo.

Ser como nunca ser.

Alborear del pájaro».

(Miguel Hernández)

La poesía, junto a los cuentos tradicionales, constituye para los niños la privilegiada puerta de acceso a la palabra literaria. Las nanas acunan sus sueños, las adivinanzas desafían su ingenio y los trabalenguas su capacidad de decir, las retahílas, las canciones de comba y las fórmulas de suertes acompañan sus juegos. Son composiciones populares, de sabiduría destilada por el transcurrir de las generaciones con las que los pequeños satisfacen su gusto por la música de las palabras y su rima.

Más adelante, generalmente en la escuela, acceden a la poesía de autor. Escuchan y memorizan poemas escritos expresamente para ellos y otros originalmente destinados a los adultos de los que, por sus características formales o temáticas, los niños han acabado por apropiarse.

La de los primeros años de escolaridad es una poesía sonora, para ser gozosamente oída y recitada, en la que el significado interpretativo cede ante la pujanza del mero placer del verso. Luego, las urgencias académicas desplazan el foco hacia la exégesis y el aparato crítico y comienza el distanciamiento de los lectores en formación hacia un género delicado que precisaría de un tratamiento más sutil, más apasionado.

Los que hacemos la revista de literatura infantil y juvenil Peonza hemos dedicado una atención permanente hacia la poesía para niños. Las novedades más relevantes aparecen cotidianamente reseñadas en nuestra publicación y, hasta la fecha, hemos publicado dos monográficos en torno a la palabra poética (25, junio de 1993; y 67, diciembre de 2003). En los casi veinticinco años de existencia de Peonza, la de Miguel Hernández ha sido una presencia constante que se ha hecho visible en nuestras páginas a través de sus antologías infantiles y artículos sobre su persona y su obra.

Al llegar la fecha en que se celebra el Centenario de su nacimiento hemos querido sumarnos a los actos de recuerdo y homenaje con un número que pretende, por encima de otras consideraciones, ser una declaración de afecto y admiración que aliente en escuelas y bibliotecas el acercamiento de niños y jóvenes a su poesía.

Algo que se explica a los lectores en el 'Editorial' del siguiente modo: «Para que los niños y jóvenes crezcan recitando y poblando su memoria con los versos de Miguel, versos enamorados, dolientes, gozosos, indignados frente a la injusticia, versos verdaderos. Para que a través de su ejemplo vital conozcan el valor de la educación, del esfuerzo y de la superación personal como vía para alcanzar las metas más impensables. Para que comprendan el doloroso momento histórico que hundió sus garras en él y en miles de otros españoles, víctimas inocentes de la barbarie».

Sigue un bloque de artículos a cargo de especialistas y docentes que abre José Luis Ferris, biógrafo de Miguel Hernández, con un análisis de las visiones interesadas y las etiquetas que han distorsionado la auténtica comprensión de su existencia y su poesía.

José María G. de la Torre, editor del emblemático Miguel Hernández para niños (Ediciones De la Torre) detalla la especial vinculación que su sello ha mantenido a lo largo de más de treinta años con la obra de Hernández y con los valores de compromiso ético y estético que representa.

Francisco Esteve, presidente de la Asociación de Amigos de Miguel Hernández, dibuja un vigoroso perfil juvenil del poeta a través de algunas de las preocupaciones vitales presentes en su obra.

El profesor cántabro Mario Crespo reflexiona acerca del importantísimo lugar que la infancia ocupa en el universo hernandiano.

Finalmente, Asunción Barrio Reverte, directora del CEIP Miguel Hernández de Castro Urdiales, expone las propuestas de celebración del Centenario del poeta que da nombre al centro educativo para acercar su poesía y su persona a la Comunidad Escolar.

Algunas secciones habituales de Peonza también se dedican a analizar diferentes aspectos de la poliédrica trayectoria personal y literaria del autor de 'Perito en lunas'. Así, en 'Mil palabras para una imagen' José Luis Polanco se aproxima con hondura al soneto 'Umbrío por la pena' para expresar las emociones que le despierta la lectura del poema en diálogo con la contemplación de la ilustración del poema realizada por Pablo Auladell (en Miguel Hernández. 25 poemas ilustrados, Editorial Kalandraka).

En 'Comentado por.', Miguel Ángel Díez, dibujante de Me llamo barro (Ediciones De Ponent), una inusual propuesta de contar la vida de Hernández en viñetas, explica el proceso creativo de la obra y sus claves estéticas y narrativas.

Esther López Sobrado, experta en el pintor cántabro Luis Quintanilla, escribe en 'Ilustrarte' sobre la obra de éste, 'Hambre', y descubre a los lectores las potentes analogías artísticas y de pensamiento que le vinculan al poeta de Orihuela.

El ilustrador escogido para la ocasión ha sido Juan Ramón Alonso (autor de las bellas imágenes de Miguel Hernández para niños, Ediciones Susaeta), poseedor de un estilo que armoniza el realismo con la mirada poética.

La 'Biblioteca de Miguel Hernández' reúne una selección de antologías, biografías y novelas destinadas al público infantil y juvenil de entre los aparecidos a lo largo del año, sin olvidar los títulos veteranos.

El número incluye, además, la habitual 'Biblioteca' de novedades, una entrevista con la especialista francesa en literatura infantil Denise Escarpit y la sección 'Entreviñetas' que acoge un artículo de Juan Gutiérrez Martínez-Conde sobre el modo en que el cómic aborda el tema de la enfermedad.

En suma, con este número aspiramos, más allá del merecido reconocimiento que la celebración del Centenario impone, reivindicar la de Miguel Hernández como una poesía cargada de futuro. O en otras palabras, las que aparecen en las líneas finales del 'Editorial' y que adoptan la forma de un compromiso: «Sigamos leyendo a Miguel Hernández en este Centenario y en los años por venir para prolongar a través de sus versos en nuestra voz su corta, desdichada, plena existencia de poeta».

 

Fotos

Vídeos