La reforma del entorno de la iglesia de Peñacastillo acabará en febrero

La reforma del entorno de la iglesia de Peñacastillo acabará en febrero

La recuperación ambiental de la zona entra en su fase final con la reforestación con 2.200 plantas en la ladera Sur

GONZALO SELLERSSANTANDER.

La transformación urbana y ambiental de Peñacastillo se encuentra a pocos meses de concluir tras la reforestación de su ladera Sur con 2.200 plantas. Una vez concluidos estos trabajos, al plan municipal de recuperación de esta zona sólo le quedarán dos etapas: la reforma del entorno de la iglesia de Nuestra Señora de Loreto, que comenzará en diciembre y estará terminada en febrero del año que viene, y la creación de sendas y espacios deportivos y de ocio, que cuenta ya con un proyecto básico.

La 'hoja de ruta' del Ayuntamiento se divide en seis fases de las que ya se han completado cuatro. Ésta última fue inaugurada ayer por el alcalde, Íñigo de la Serna, quien fue acompañado en su visita por vecinos de la zona, niños participante en el programa 'El Veranuco' y la concejala de Medio Ambiente, Carmen Ruiz. Todos ellos pasearon por la ladera Sur, donde se han invertido casi 100.000 euros para recuperar y conservar una masa forestal de casi dos hectáreas tras eliminar especies invasoras y plantar arbolado autóctonos (tilos, hayas, robles, encinas, higueras, fresnos, encinas y manzanos, así como arbustos y plantas aromáticas).

«Hemos recuperado un frente que queda con una disposición extraordinaria para pasear y para disfrutarlo en toda su magnitud», señaló De la Serna, quien dio todos los detalles de la próxima fase, la quinta, de reforma de la zona. Los trabajos consistirán en el acondicionamiento del entorno de la Iglesia de Nuestra Señora de Loreto, con un presupuesto de unos 100.000 euros y un plazo de ejecución de dos meses que comenzará en diciembre.

Además, se dotará a la iglesia de un nuevo acceso para personas con movilidad reducida y se va a mejorar la caseta de bombeo y el nuevo centro de transformación, como contempla el proyecto que se aprobará el próximo lunes en la Junta de Gobierno local.

«Un paso importante»

Está previsto también mejorar la zona peatonal mediante la construcción de nuevas aceras y el acondicionamiento de la calzada, junto a la sustitución de 75 metros de tubería de abastecimiento y la dotación a la red de bocas de riego, en el extremo este de la calle y en el entorno de la iglesia.

«Hemos dado un paso más, un paso importante y un paso que se realiza después de casi tres años de trabajo, cuatro millones de euros de inversión y un esfuerzo importante de la Concejalía de Medio ambiente para recuperar este gran espacio de la ciudad», subrayó De la Serna.

Estas mejoras se unirán a las ya realizadas en anteriores fases, como la creación de un recorrido de 2,5 kilómetros hasta la cima de la Peña, y la construcción de un depósito de agua de 9.000 metros cúbicos que ha permitido mejorar la presión de agua en los barrios más altos del Oeste del municipio y permite aumentar la reserva de agua potable de Santander.

 

Fotos

Vídeos