Sanidad controla, pero se puede llamar a la Policía

J. C. FLORES-GISPERTSANTANDER.

Los hosteleros deben espabilarse en tomar soluciones para que sus clientes puedan fumar calentitos a la puerta de sus locales porque la Consejería de Sanidad de Cantabria supervisará que la ley se cumpla. El director general de Salud Pública, Santiago Rodríguez, indica que «la apertura de los expedientes depende de nosotros pero, ante el incumplimiento de la ley, los ciudadanos pueden llamar a la Guardia Civil, la Policía Nacional o la Local». Lo mismo que sucede cuando se incumple otra ley estatal y el ciudadano se siente desprotegido o agredido.

Los inspectores de Salud Pública visitan los negocios porque se ha presentado una denuncia o dentro del plan habitual de inspección de locales. Si se encuentra a clientes fumando se puede sancionar tanto a estos como a los propietarios de bares que lo permiten. Desde que en el año 2006 entrara en vigor la ley antitabaco, Sanidad ha abierto 2.644 expedientes (325 por denuncias de particulares) y se han propuesto 164 sanciones, por ausencia de cartelería en la entrada del establecimiento, por permitir fumar en lugares con prohibición, por venta manual de puros o por ubicación incorrecta de la máquina de venta de tabaco.

Rodríguez no desvela el monto económico total de las multas impuestas, pero se hace -dice- para «preservar la salud de los ciudadanos». En cuanto al hecho de que los hosteleros afirmen que sus cajas se van a resentir, Rodríguez explica que «nada respalda que ese problema se vaya a dar en España. En otros países en los que no se puede fumar desde hace años los bares están llenos».

Fotos

Vídeos