Se derrumba parte de la cubierta de la batería militar La Cueva de Santoña

Se derrumba parte de la cubierta de la batería militar La Cueva de Santoña

La Asociación de Defensa del Patrimonio Buciero había advertido en abril pasado sobre el estado de ruina de este edificio del XIX

ANA COBO|SANTOÑA.

Las continuas advertencias del portavoz de la Asociación de Defensa del Patrimonio Buciero, Antonio Ayllón sobre el estado de ruina de la batería militar La Cueva de Santoña, no han servido para nada. Finalmente, parte de la cubierta de este edificio se ha venido abajo y el resto presenta grandes grietas.

En abril del año pasado, Ayllón denunció la situación de «ruina acelerada e inminente peligro de destrucción» de la batería La Cueva ante el Ayuntamiento de Santoña, el titular del inmueble (el Centro Penitenciario El Dueso), el Servicio de Patrimonio del Gobierno de Cantabria y el Seprona. Advertía que, de no tomarse alguna medida de protección, «la cubierta puede venirse abajo en cualquier momento».

En las últimas semanas, la cubierta de la estancia norte de la batería militar La Cueva (antigua cocina del cuerpo de guardia) se ha derrumbado por completo y, «los pedazos del techo componen ahora el suelo de la estancia», lamenta Ayllón.

En la actualidad, sólo 'resiste' parte del techo de la estancia central, «una techumbre hecha con ladrillos que presenta considerables grietas en todas sus secciones». Por ello, en la cuarta y más reciente denuncia presentada por el portavoz de la asociación, vuelve a reclamar protección, ya que «el tramo superviviente del techo va a desplomarse pronto si nadie lo evita».

Y es que para Ayllón, el estado de ruina de la batería se debe al «abandono absoluto por parte del titular y las administraciones responsables de proteger, defender y realzar el inmueble que ha convertido en escenario de determinados usos sociales (vertedero, pintadas y retrete)».

El estado de la antigua batería militar queda reflejado en las fotografías y la documentación que, desde abril pasado, Ayllón cuelga en el blog 'bucierovidasalvaje', que ha convertido en altavoz de su denuncia sobre el estado de conservación del patrimonio natural y arquitectónico del monte de Santoña.

Asegura que desde que se publicó su primera denuncia, «la única acción afortunada llevada a cabo por el titular de la fortificación, el Centro Penitenciario de El Dueso, ha sido instalar una cadena que ha impedido el paso de vehículos durante todo el verano». Sin embargo, critica que haya habido otras acciones que «no han sido tan acertadas».

Para el portavoz de la Asociación de Defensa del Patrimonio Buciero la colocación de dos carteles de peligro en la fachada del edificio «no impiden el colapso del techo» y «la intención de cortar el acceso peatonal con piedras desde la zona de barbacoas es una medida ilegal».

Denuncia también Ayllón que se han amontonado algunas piedras a modo de barrera, que no han impedido el paso de nadie. «Es ilegal utilizar estas piedras porque pertenecen al yacimiento arqueológico», señala.

La batería La Cueva, situada en el monte Buciero, cuenta con Protección Singular de grado I en el Plan General de Santoña, lo que se traduce en una protección integral. Además, la antigua batería militar pertenece al Patrimonio Arqueológico Regional, que equipara su régimen de protección al de un Bien de Interés Cultural (BIC), según la ley de Patrimonio. De hecho, las memorias científicas y los materiales inventariados están en poder del Gobierno de Cantabria.

Una construcción de 1811

La batería La Cueva esta situada en el extremo oriental de la playa de Berria en la carretera de acceso al faro. Fue construida en 1811 con el nombre de la Batería Rouget, durante la ocupación napoleónica. Sobre sus paredes se grabaron distintos perfiles de navíos españoles, franceses, británicos y holandeses para facilitar las tareas de los vigías. Los grabados son prácticamente imperceptibles y también corren riesgo de perderse.

Para impedirlo, Ayllón en su última denuncia pide que «se actúe con arreglo a lo dispuesto en la ley y que los técnicos del Gobierno de Cantabria se personen y efectúen el preceptivo informe. Que se abra expediente sancionado contra el titular y la administración local en respuesta a la desatención de sus obligaciones».