La presencia de osos confirma la buena salud de los montes cántabros

Siete batidas de jabalí han sido suspendidas esta temporada por el avistamiento de plantígrados, las últimas las de Margaperas y Cotera Oria

F. FERNÁNDEZ-CUETOSANTANDER.
La cuadrilla 101 que dirige Benjamín Martínez consiguió el cupo en el lote de Arabedes. ::
                             P. ÁLVAREZ/
La cuadrilla 101 que dirige Benjamín Martínez consiguió el cupo en el lote de Arabedes. :: P. ÁLVAREZ

Con las dos del último fin de semana, ya son siete las batidas de jabalí que en la presente temporada han tenido que ser suspendidas por la presencia de osos en el monte. En esta ocasión, los plantígrados se dejaron ver en los lotes de Cotera Oria y Margaperas, ambos en la comarca lebaniega. En otras ocasiones, a éstos dos se unieron los montes de La Hoyona y Pámanes.

La presencia de osos en los montes es sinónimo de 'buena salud' en lo que a la conservación se refiere, algo que queda reflejado en el censo de plantígrados en los montes del occidente de Cantabria, en donde se han detectado varias hembras con cías, además de varios machos adultos solitarios.

Pese a que la suspensión de las batidas puede originar algún contratiempo en las cuadrillas afectadas, éstas aceptan de buen grado el aplazamiento (se sustituye por otra en la misma comarca cinegética al final de la temporada), tal y como reconoce Guillermo Palomero, presidente de la Fundación Oso Pardo (FOP), para el que los cazadores «son unos aliados» en la tarea de conservar la población de plantígrados en los montes de la Cordillera Cantábrica.

De hecho, el buen entendimiento entre esta Fundación y los cazadores queda patente con la firma de diferentes convenios entre el organismo conservacionista y las diferentes federaciones territoriales de caza de las zonas en las que habitan los osos.

El objetivo de estos acuerdos es, según Palomero, «llegar a soluciones sensatas que permitan evitar problemas», aunque en cualquier caso, los pasos que se han dado hasta ahora han sido absolutamente cordiales. «Los cazadores se portan de maravilla y tienen claro que cuando hay osos en el monte no se puede cazar», añada el presidente de la FOP.

Si la presencia de osos es una buena noticia para conservacionistas y cazadores, la de los jabalíes satisface sobre manera a estos últimos, que ven como el tramo final de la temporada cinegética en la Reserva del Saja, y también en los diferentes cotos de la región, está siendo más que positiva. En el último fin de semana, pese a que tuvieron que ser suspendidas varias cacerías, algo que ha sido tónica habitual a lo largo de toda la campaña, se llegó a los 46 jabalíes, con los que se totaliza 843.

Tres cupos

Los montes de Arabedes, Bicobres Norte y Dobra Regaos, los tres de Liébana, respondieron a las expectativas y completaron el cupo de ocho ejemplares autorizado en esa comarca. Calejo Linares, con cinco cerdos salvajes, y Dobra El Mazo, con cuatro, también depararon una divertida jornada a las cuadrillas que en ellos cazaron. En la zona del Nansa, el mejor monte fue Caviña, con cuatro ejemplares, mientras que Casal Este cerró la jornada con tres suidos, uno más que Negreo Troncos.

En Cabuérniga se abatieron tres cerdos salvajes, uno en Viaña y dos en La Dehesa, mientras que en la zona de Valdeiguña esta vez no hubo suerte -llevaba varias semanas encadenando un cupo tras otro- y la única cacería, la de Cieza Norte, se saldó con un cero. En Campoo, todas las batidas tuvieron que ser aplazadas, excepto la de La Grajera, en donde no se logró abatir jabalí alguno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos