La Audiencia da un respiro a Batasuna

La sentencia concluye que la asamblea era un «proyecto nacionalista y no terrorista» y tilda de «absurdas» las acusaciones policiales Absuelve a los 20 dirigentes de la izquierda 'abertzale' imputados por Udalbiltza Kursaal

MELCHOR SÁIZ-PARDOMADRID.
Varios de los exalcaldes absueltos, ayer, durante una rueda de prensa en Bilbao. ::
                             EFE/
Varios de los exalcaldes absueltos, ayer, durante una rueda de prensa en Bilbao. :: EFE

La Audiencia Nacional da un respiro a la izquierda 'abertzale'. Y de paso también echa un severo rapapolvo a los servicios de Información de la Policía, al juez Baltasar Garzón y a la Fiscalía por basar unas acusaciones tan serias como la pertenencia a banda armada en meras «hipótesis» y «deducciones» de los investigadores, que nunca fundaron sus imputaciones en pruebas.

La Sala Primera de lo Penal del tribunal de la calle Génova absuelve a los 20 excargos de Batasuna procesados en el sumario Udalbiltza Kursaal, que hasta entonces se enfrentaban a penas de entre 10 y 22 años de cárcel por alimentar a partir de 2001 el 'Proyecto de Construcción Nacional' que lideraba ETA.

La sentencia es lapidaria: «ETA no controla Udalbiltza, y por lo tanto la hipótesis según la cual esta es un proyecto de ETA no es válida. La asamblea de electos es, simplemente, una idea y un proyecto nacionalista, pero no terrorista».

El fallo -del que ha sido ponente el presidente del tribunal del 11-M, Javier Gómez Bermúdez- está trufado de innumerables críticas a los investigadores. Llega incluso a tildar de «absurdas» algunas de sus tesis, según las cuales, el mero hecho de que en 'papeles' de ETA se hiciese referencia a las cuentas de Udalbiltza o a otros proyectos de grupos independentistas llevaba implícito que la banda terrorista controlaba todas esas iniciativas.

Nacionalismo no es ETA

Para la Audiencia Nacional, la Policía y Garzón hicieron suya la «premisa de que todo lo que nombre ETA (en sus documentos internos) está bajo su control, sea la lengua, el deporte, la soberanía, la autodeterminación, la nacionalidad, o la política en general, lo que conduce a criminalizar la cultura y el deporte vasco o las ideas independentistas o secesionistas», apuntan los magistrados.

El tema de las cuentas de la plataforma, que fue uno de los argumentos principales de la Policía para vincular a Udalbiltza con ETA, merece para la sala un especial reproche. Unos sesenta municipios vascos y navarros gobernados por partidos de la izquierda 'abertzale' acordaron entregar entre el 1 y 1,4% de sus ingresos a la asamblea para su financiación. Un dinero que, sostenían las acusaciones, terminó llegando a la banda terrorista. «No consta que ETA haya recibido dinero o fondos de Udalbiltza o de cualquier otra entidad u organismo integrado en ella», apunta sin matices el fallo de la Audiencia Nacional.

Y no se puede hablar de relación financiera entre la asamblea y la banda -abunda la sentencia- porque según los propios policías que comparecieron en el juicio «no se pudo demostrar que haya una vinculación directa entre ETA y la labor desempeñada por los procesados en Udalbiltza». Es más -se quejan los jueces- los investigadores ni siquiera «realizaron informes personales de la actividad supuestamente delictiva» de cada uno de los procesados.

«Es decir, que lo que los agentes formulan es una hipótesis basada en deducciones extraídas del análisis de documentos de Udalbiltza y otros seleccionados por ellos», afirma textualmente la resolución.

Simples «tesis»

Pero no termina ahí el varapalo a funcionarios, instructor, fiscalía y acusaciones populares, a las que la sala afea que «asumiera acríticamente» como verdades absolutas de «peritos» lo que en realidad no era más que «tesis» de los policías basadas exclusivamente en sus «fuentes de conocimiento» y no en pruebas.

«No cabe duda de que ETA estaba interesada en el nacimiento de Udalbiltza y su control para capitalizar sus logros como parte de su proyecto de construcción nacional, pero del contenido de los documentos aportados no se puede extraer que esté bajo el control y dirección de ETA», insiste el texto, que reconoce que es evidente que hay « afinidad», «coincidencia ideológica» o «sintonía» entre los objetivos de Udalbiltza y «lo postulado por los terroristas» y que incluso el nacimiento de la asamblea seguramente sería una noticia que no «desagradó» a ETA. Pero nadie ha logrado «acreditar el control de los delincuentes sobre los miembros de Udalbiltza».