La ganadería sigue pujante en el Valle de Cayón, con 9.441 cabezas

JESÚS P. DEL RÍOSANTANDER.
Fernando Santamaría. ::
                             DEL RÍO/
Fernando Santamaría. :: DEL RÍO

A pesar de los vientos desfavorables que azotan al sector ganadero, en el municipio de Santa María de Cayón se mantiene vivo, como lo demuestran las 9.441 reses que configuran el censo repartido de la siguiente manera: 6.742 cabezas de vacuno; 897 de ovino; 454 de caprino y 812 de equino, de ellas 60 asnal. Cuenta con explotaciones de vacuno de todo tipo en número de animales, algunas de leche importantes, como la de Fernando Santamaría de La Abadilla, ganadero mixto toda la vida, quien con su hijo Rubén está al frente de una ganadería compuesta por 240 animales incluida la recría, de raza frisona. La mayoría de las vacas son importadas de Francia y Alemania en su día, algunas recientemente. En la feria de La Abadilla presentaron una treintena.

Ganadero por tradición familiar se mostró optimista dentro de lo que cabe y no se queja amargamente sobre la situación del sector, caso poco frecuente en los últimos tiempos, donde todo son lamentos por parte de los ganaderos. A pesar de las dificultades, en ningún momento ha pensado en 'tirar la toalla' todo lo contrario, piensa seguir «mientras la salud y las fuerzas lo permitan».

«La ganadería es una cadena más de producción, y en Cantabria habrá vacas siempre», aseva el cayonés. «Que está mal el sector lo sabemos todos, pero hay que tirar para adelante».

En relación a los bajos precios de la leche y los altos costes de producción, espera y desea fervientemente que esta situación «cambie a mejor sin tardar mucho para bien de todos los ganaderos». Está convencido que «organizándose y luchando sin desmayo se pueda salir adelante».

Contó que en su explotación han realizado fuertes inversiones en infraestructura y cuota láctea. Hace 10 años cuando empezó tenía asignada una cuota de 50.000 litros de leche, hoy está en 700.000. Llegó a pagar en su día a 125 pesetas el litro de leche en el mercado libre, hoy desaparecido. «Lo comprado, ahora no vale nada», fueron sus palabras.

Recordó lo que representaron en Cantabria los ganaderos mixtos, prácticamente desaparecidos debido a la reestructuración del sector. En su explotación, dentro de la reproducción, para los apareamientos de las vacas utilizan semen de toros de alto valor genético, y la alimentación del ganado equilibrada lo más posible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos