Ferrari rompe con el pasado

El monoplaza F150 es más agresivo que el anterior y su principal objetivo es «ganar», recalca Stefano Domenicali

D. M.ROMA.

La escudería Ferrari presentó ayer su nueva joya para la próxima temporada con la que intentará hacerse con el título de pilotos y constructores. Fue la primera escudería en mostrar sus cartas. Maranello, la sede histórica de su producción, sirvió de escenario para descubrir el F150 que pilotarán Fernando Alonso y Felipe Massa. Una preciosidad. El monoplaza, cuyo nombre es un homenaje al 150 aniversario de la unificación de Italia, es más agresivo que su predecesor, el F10, y su principal objetivo es «ganar», indicó el director de la escudería, Stefano Domenicali, «tanto para mí como para todo el equipo», añadió.

El proyecto, que nació como una «ruptura con el pasado» debido a «varios elementos que influyeron en el dibujo del coche», constituye la «interpretación por la 'Scuderia' de los reglamentos técnicos y deportivos en vigor este año», explicó Ferrari. En cuanto al motor, la principal modificación con respeto al coche de 2010 es el 'Kers', un sistema utilizado sólo en 2009 para recuperar y utilizar la energía de las frenadas en algunas aceleraciones, que tendrá un «impacto importante» en el monoplaza, teniendo en cuenta su talla.

El propulsor, que es objeto de una congelación reglamentaria de desarrollo, no ha evolucionado, aunque su «fiabilidad», problemática la temporada pasada, ha sido mejorada. Los sistemas de refrigeración y lubrificación han sido modificados para albergar el 'Kers'.

Con respecto a la aerodinámica, el doble difusor, posicionado debajo y detrás del Fórmula 1, cuyo nivel de eficacia trajo varias polémicas en las dos últimas temporadas, fue prohibido, recordó la Scuderia. «Pero hay otras novedades previstas en la configuración del auto para la primera carrera (el 13 de marzo en Bahrein), que no se han instalado todavía, por ejemplo en el alerón trasero y en el escape», observó Nikolas Tombazis, el jefe de aerodinámica.

Alerón trasero más afilado

Entre las novedades figuran un nuevo alerón trasero más afilado, con 'flaps' móviles, para así poder modificar la carga aerodinámica en las rectas, pudiendo adelantar con mayor facilidad. Si se aprecia detenidamente, el morro es más largo y recto que el del año pasado, al estilo de los Red Bull.

«A primera vista, la parte anterior del bastidor del F150 parece más alta respecto a la del F10. Las embocaduras de las tomas de aire laterales se han reducido y se ha modificado la configuración de la dinámica sobre el piloto. La suspensión posterior es de nueva concepción, y se ha revisado la anterior siguiendo las modificaciones de la parte anterior del chasis», explicaron desde la 'Scuderia'.

El monoplaza se estrenará en Valencia en las pruebas que Ferrari llevará a cabo a partir del próximo 1 de febrero. Entre los cambios reglamentarios, la escudería italiana especificó que el coche que debutará en Bahrein será algo distinto al que podrá verse en la ciudad del Turia.