La iglesia de Vada se reabre al culto tras concluir la restauración de su retablo mayor

P. ÁLVAREZVADA.

Los vecinos de Vada, en Vega de Liébana, han visto con satisfacción la conclusión de las obras de restauración del retablo mayor de la iglesia parroquial, que se encontraba en un deficiente estado de conservación. La finalización de las obras ha permitido reabrir el templo al culto.

El retablo sobre el que se ha actuado es barroco, realizado en madera natural a mediados del siglo XVIII. En la hornacina central presenta una imagen de la Virgen de la Piedad, una talla del XVI, muy venerada en Vega de Liébana.

Después de realizar un tratamiento muy superficial de limpieza en la superficie del retablo, los técnicos encontraron signos evidentes del ataque de xilófagos, así como muchas piezas del retablo totalmente desencoladas y desprendidas. Igualmente apreciaron pérdida de varias molduras y varias zonas blandas debilitadas por la acción de los xilófagos.

Las obras han consistido en el desmonte completo del retablo, para, posteriormente, desinfectar la madera, endurecer las partes blandas, encolar las piezas y aplicar, por último, un tratamiento de acabado decorativo y protector de la madera a poro abierto.

El presupuesto total de las obras ha ascendido a 20.579 euros, cantidad que ha sido aportada por la Consejería de Cultura.