El resurgir de una fiesta popular

La alegría impera durante estos días en Santoña. ::                             D. PEDRIZA/
La alegría impera durante estos días en Santoña. :: D. PEDRIZA

Se cumplen 30 años desde que las peñas de la localidad recuperaran el carnaval 'democrático'La iniciativa promovida en sus inicios por el Ayuntamiento contó de inmediato con el apoyo de los santoñeses

ANA COBO,SANTOÑA.

El Carnaval del Norte, como se le denomina a esta fiesta santoñesa, celebra en su edición 2011 un especial aniversario. Se cumplen 30 años desde que a iniciativa de la peñas de la localidad se recuperará el carnaval callejero en la villa tras un parón motivado por la Guerra Civil y la época franquista. Corría el año 1981 cuando el entonces alcalde, José Luis Gutiérrez Bicarregui, anunció públicamente a través de carteles distribuidos por toda la villa el renacimiento de los Carnavales. En los mismos se podía leer lo siguiente: 'Con motivo de la reapertura de los Carnavales se invita a todos los vecinos de Cantabria en general, a participar con las murgas de las diferentes peñas de la localidad'.

La población acogió la noticia con una mezcla de satisfacción y escepticismo. Pero las peñas se empeñaron en restituir las fiestas del Carnaval con el carácter callejero y multitudinario que las había caracterizado antaño. Para ello, presidentes y directivos de las mismas se reunieron el 23 de febrero de 1981 en el local de 'Los Vinikis' y, posteriormente, el 26 de febrero en el de 'La zarceta'. En dichos encuentros, acordaron que peñistas y seguidores se citarían en sus sedes, el sábado, 28 de febrero, a las 19.00 horas, y media ahora después se concentrarían en la Plaza de San Antonio. Allí, daría comienzo un desfile con todos los participantes que recorrería la calle Cervantes, Plaza de Manuel Andújar (actual Plaza del Peralvillo), las calles Santander y Alfonso XII para concluir de nuevo en San Antonio.

Gran expectación

La expectación era máxima pues nadie sabía cómo iban a responder jóvenes y mayores, pero el resultado fue un verdadero éxito. Cerca de 1.300 personas salieron disfrazadas siguiendo el itinerario previsto por las calles y plazas de la villa bailando al son de la música que a fuerte ritmo imprimieron las charangas. Todo surgió de manera espontánea porque no era un carnaval oficial, los santoñeses se disfrazaron en muchos casos de forma privada en los locales de las peñas pero, en un momento dado, no pudieron contener la alegría y el jolgorio y se concentraron, preferentemente, en la Plaza de San Antonio que se convirtió en punto de encuentro de disfraces y cántico de miles de personas que dieron color a una tarde gris y helada.

Aquella espontánea manifestación popular hizo pensar en la creación de una Comisión Pro-Carnaval que se encargara de organizar un desfile para aquellas personas que habían dado el primer paso y a las que se iban a unir muchas más en las próximas ediciones. Tras los primeros contactos se constituyó una comisión formada por representantes de la peñas 'Sociedad 'Asamdecahusan', gremios de hostelería y comercio, grupo de radioaficionados y Concejalía de festejos del Ayuntamiento.

Fue ya al año siguiente, en 1982, cuando se celebró el Carnaval de manera oficial y reglado en tres actos principales que perviven 30 años después: el desfile de disfraces, las murgas, y el Juicio en el Fondo del Mar. Este último espectáculo elevó en 1985 al carnaval marinero a la categoría de Fiesta de Interés Turístico Nacional. Con el tiempo se sumó el pregón y otros eventos como las jornadas culturales, la lección de Reina de Carnaval y la Noche Mora que, sin embargo, no han pervivido.

Sobre aquellos pilares de principios de los 80 el carnaval santoñés ha ido creciendo año tras año hasta la actualidad, configurándose como uno de los más representativos del Norte de España y atrayendo a miles de visitantes procedentes del resto de Cantabria y España.

 

Fotos

Vídeos