Una infraestructura para el liderazgo internacional

Hoy se inaugura en Gran Tanque de Ingeniería Marítima, clave de la excelencia científica de Cantabria

ÍÑIGO LOSADADIRECTOR DEL GRAN TANQUE DE INGENIERÍA MARÍTIMA DE CANTABRIA
::
                             JOSÉ IBARROLA/
:: JOSÉ IBARROLA

Hoy, Día Mundial del Agua, se inaugura el Complejo IH Cantabria-Gran Tanque de Ingeniería Marítima de Cantabria, la infraestructura más representativa de un ambicioso proyecto estratégico para la región, destinado a la excelencia científica y al fortalecimiento de la innovación en los ámbitos del medio ambiente, las energías limpias y la industria basada en la ciencia. Este complejo pretende ayudar a crear un entorno proclive para la investigación, la innovación y el desarrollo de una economía basada en el conocimiento y focalizada en los ámbitos asociados a la ingeniería marítima y offshore, las energías renovables en el medio marino y la hidráulica ambiental.

Esta avanzada instalación forma ya parte de un ambicioso Mapa de Infraestructuras Científico-Tecnológicas Singulares desplegado a partir de un acuerdo de 2007 entre el Gobierno de España y las autonomías, con el fin de generar instalaciones, recursos y servicios que el sistema de I+D+i del país, y la comunidad científica-tecnológica e industrial que lo integra, necesitan para consolidar investigación y desarrollo tecnológico de vanguardia. La nueva infraestructura, gestionada por el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria a través de su Fundación, ha supuesto una inversión de 40 millones de euros y está diseñada para albergar a más de 250 investigadores y tecnólogos. El complejo, situado en el Parque Científico y Tecnológico de Cantabria, está formado por el edificio sede del Instituto de Hidráulica Ambiental, construido para favorecer la colaboración y la productividad de una masa crítica de investigación altamente competitiva, con una política activa de captación de talento y proyección internacional.

La Torre de Energías Renovables, con más de 5.000 m2, es un edificio destinado a albergar espacios para la innovación; será sede de empresas de base tecnológica en el sector de las renovables marinas, además de acoger áreas de I+D+i de empresas colaboradoras y el Cantabria Sea of Innovation Cluster, un cluster formado por 50 empresas y 15 grupos y centros de investigación destinado a promocionar la innovación en al ámbito de las energías marinas.

La estrella del complejo, no obstante, será el Gran Tanque de Ingeniería Marítima de Cantabria, un espacio singular de más de 11.000 m2 que incorpora laboratorios para el estudio de aguas continentales y costero-marinas; un canal de oleaje-corriente que permite investigar la estabilidad de las costas y la propagación de tsunamis; así como un tanque de grandes dimensiones para generar oleaje, corrientes y viento de forma simultánea, lo que permite simular condiciones reales desde la costa hasta un kilómetro de profundidad, con olas de hasta 20 metros y vientos de hasta 150 km/h.

El Gran Tanque está dotado además de un sistema de gestión experimental cuya singularidad lo hace único en el mundo. A través de una sala de control virtual accesible on-line, el sistema permite el control parcial de la experimentación física; la observación, la ejecución de ensayos numéricos con el espejo numérico de los tanques; la gestión de datos y la transferencia de resultados. Todo ello ayudará a establecer los mecanismos más eficientes para diseñar, ejecutar y adaptar los ensayos, tanto numérica como experimentalmente, consiguiendo el máximo rendimiento y eficiencia por parte de los usuarios internos y externos de la instalación. Este diseño ha permitido materializar una infraestructura integral, al servicio de la comunidad científica nacional e internacional, que simboliza los elementos esenciales de la Estrategia Estatal de Innovación puesta en marcha por el Gobierno central y su máxima expresión en Cantabria.

El complejo es asimismo una muestra del fortalecimiento de la cooperación territorial en el país, dado que Cantabria ha elegido las energías renovables en el medio marino como una de sus áreas de focalización en I+D+i. Este último aspecto se ha visto aún más reforzado con el convenio firmado entre el Ministerio de Ciencia e Innovación y el Gobierno de Cantabria, por un importe de 70 millones de euros, para desarrollar la Estrategia Estatal de Innovación en Cantabria, con una clara concentración en el ámbito de las energías marinas. Por si fuera poco, en el marco del proyecto global Cantabria Campus Internacional se ubica un Campus de Agua y Energía, reforzando aún más esta focalización de esfuerzos y esta colaboración institucional y público-privada.

Esta gran instalación se pone en marcha días después de que el Congreso de los Diputados diera luz verde a un nuevo y necesario marco legal para la I+D+i nacional. La nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que ha sido remitida al Senado, debe sustituir a la ley actual, de hace un cuarto de siglo, y dar respuesta a nuevos retos en un nuevo marco. Marco derivado de las estrategias propias de las comunidades autónomas en I+D+i, la creación del Espacio Europeo de Investigación o la necesidad de contar con una comunidad científica profesionalizada, competitiva y abierta al mundo, como la que pretendemos aglutinar en Cantabria para construir una economía basada en el conocimiento.

La nueva ley contribuirá a dar coherencia, estabilidad y equilibrio a todo el sistema de ciencia e innovación del país, introduciendo nuevos mecanismos de interrelación entre los diferentes agentes y facilitando pasarelas entre los mismos que hagan que nuestros investigadores puedan desarrollar su carrera profesional en un ámbito más flexible y competitivo. La creación de algunos instrumentos esenciales, como la Agencia Estatal de Investigación, permitirá priorizar el reparto de recursos de investigación a partir de criterios meramente científicos, al tiempo que contribuirá a racionalizar la gestión y reducir la burocracia que tradicionalmente lastra la investigación en España. Si realmente queremos que la ciencia y la innovación ocupen un lugar relevante que oriente nuestra economía hacia la senda de los países más avanzados, necesitamos dar pasos definitivos en este sentido. Confiemos en que dentro de unos años podremos decir que en marzo de 2011 coincidieron dos hechos, la inauguración de una nueva Instalación Científica Singular en la región y la aprobación de una nueva Ley nacional, que cada uno en su medida contribuyeron a que España, además de estar entre los países líderes del mundo por producción científica, se situara a la cabeza entre los más innovadores.