Localizan a 30 kilómetros del lugar del naufragio el cadáver del policía de Bilbao

Los restos de José Luis López aparecieron al norte del cabo Machichaco y se mantiene el operativo para hallar a los otros dos desaparecidos

L. LÓPEZ BILBAO/CASTRO.
Miembros de Cruz Roja trasladan el cadáver de José Luis López. ::  LUIS CALABOR/
Miembros de Cruz Roja trasladan el cadáver de José Luis López. :: LUIS CALABOR

El cuerpo de José Luis López García, policía municipal de Bilbao de 52 años, apareció ayer 3,5 millas al norte del cabo Machichaco. La zona está a más de 30 kilómetros del lugar donde el pasado jueves, a última hora de la tarde, volcó el 'Zirri', la embarcación de 6,17 metros de eslora en la que navegaba con otras cuatro personas, frente a la costa de Castro Urdiales. Dos de ellas, Txema Bilbao y el niño Arkaitz Martín, fueron localizados el viernes por la mañana a la deriva sobre la quilla al sol del pequeño barco. Sufrían hipotermia y heridas después de casi doce horas luchando por mantenerse con vida agarrados a esa superficie angosta. El hombre fue dado de alta el mismo viernes, y el menor, de 11 años, abandonó ayer el hospital.

Desde el primer momento se desplegó un intenso operativo de búsqueda para dar con los tres desaparecidos: Óscar Martín -padre del niño-, José Mari Romanillos y José Luis López García, todos ellos vizcaínos. El cuerpo de este último apareció ayer a media mañana. Lo localizó el salvamares 'Monte Gorbea', de Salvamento Marítimo, organismo que se ve apoyado por efectivos de la Ertzaintza, Guardia Civil y Cruz Roja en el rastreo de una zona cada vez mayor. El paso del tiempo obliga a ampliar cada día el área de búsqueda y, de ese modo, reduce cada vez más la posibilidad de encontrar a los otros dos desaparecidos.

Cinco días

Una vez que han pasado cinco días desde el siniestro los equipos de rescate consideran casi imposible localizar a ninguno de ellos con vida, con lo que la triste esperanza que les queda a las familias de las víctimas es recuperar sus cuerpos. El hecho de haber encontrado a uno de ellos en una zona que los expertos habían señalado como importante -teniendo en cuenta corrientes y vientos- ha supuesto un estímulo para que hoy vuelva a desplegarse el dispositivo.

«Algo más calmado»

Los restos mortales de José Luis López García, apodado 'El largo' por su estatura, fueron trasladados al puerto de Bermeo. Hasta allí se desplazó el titular del juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Gernika. Desde un primer momento resultó fácil conocer su identidad ya que llevaba encima la documentación, pero fue el hijo de la víctima quien se encargó de identificar el cuerpo. Hasta el lugar también se desplazaron el hermano y el cuñado del fallecido, además de dos compañeros de la Policía. «Por lo menos, al aparecer el cuerpo, parece que, dentro de la tragedia, te quedas algo más calmado contigo mismo», reflexionaba uno de los agentes. Según su testimonio, el cuerpo conservaba toda la ropa: un chubasquero, pantalones impermeables y unos vaqueros debajo.

Desde que se produjo el accidente son muchas las hipótesis que se barajan para explicar la tragedia. Frente a las acusaciones de algunos de actitud temeraria por el hecho de que el grupo se hiciese a la mar cuando había alerta amarilla por viento, familiares de los tripulantes defienden que se trató de un siniestro imprevisible. Según su versión, cuando salieron de Zierbena el mar estaba tranquilo y el origen del desastre habría sido una pequeña ola que inclinó la embarcación y, ayudada por el contrapeso de la pesca, la hizo volcar. José Luis y José Mari desaparecieron en el mar y Óscar Martín, tras poner a salvo a su hijo y a Txema Bilbao sobre el casco volcado, comenzó a nadar hacia la costa en busca de ayuda. No se volvió a saber de él.