«Una buena nota no garantiza que vayas a ser un gran médico»

Pedro Bolado Nº 7

«Una buena nota no garantiza que vayas a ser un gran médico»

¿Secreto? «En realidad creo que es un poco la mezcla de todo. Hay muy buenos profesores y buenos alumnos, que estudian por vocación. Luego, además, hay que tener en cuenta que somos, como mucho, unos 60 por clase. Al final eso te lleva a que estés mucho más tutorizado y las cosas salgan bien», esboza Pedro Bolado, brillante número 7 del MIR 2010 al analizar las posibles causas de los buenos resultados de los cántabros en la prueba.

«Me gustaría hacer cirugía plástica en Madrid o Barcelona», explica y, automáticamente, lo matiza. «Cirugía plástica no es lo mismo que cirugía estética. En la primera hablamos de un carácter terapéutico, para arreglar los problemas causados por ejemplo, por un accidente, y la segunda, aunque es una vertiente de la primera, tiene otras componentes y finalidades», concreta antes de desmitificar su mérito.

«La calificación es un mero trámite que debemos pasar para repartir las especialidades; pero una buena nota no asegura que vayas a ser un gran médico. No garantiza, siquiera, que en un futuro vayas a tener una plaza asegurada. Porque puedes hacer una muy buena residencia y luego, pasados estos cuatro o cinco años, encontrarte en la calle porque la especialidad que elegiste es de las menos demandadas», plantea para el más pesimista de los casos.

Sobre calificaciones, se atreve a valorar la polémica que envolvió este año a los aspirantes cántabros a estudiar Medicina. Un colectivo de padres los representó esgrimiendo que sus hijos tenían peor punto de partida para entrar que los estudiantes que venían de otras regiones por culpa de un examen de Selectividad demasiado estricto en Cantabria. «Todos estos problemas tienen fácil solución. Lo mejor sería hacer un único examen para todo el territorio nacional», resume.