La adopción de medidas cautelares obligaría al Racing a viajar a Barcelona

Si hoy la jueza decide no parar la Liga, los cántabros se presentarán en Cornellá para no arriesgarse a perder los puntos

MARCOS MENOCALSANTANDER.

La jueza del Juzgado de Primera Instancia de Madrid escuchará hoy a las partes y mañana decidirá si hay o no jornada en Primera División. Si finalmente decide adoptar medidas cautelares el Racing estaría obligado a viajar a Barcelona y hacer acto de presencia. De esta manera no asumiría el riesgo de una posible pérdida de puntos por incomparecencia. La decisión judicial traería consigo un horario, que sumado al nombramiento del árbitro ya efectuado (Undiano Mallenco) dejaría al Racing en una situación muy comprometida si se negase a viajar a la ciudad Condal. Por otro lado, la situación es más complicada de lo que parece desde el punto de vista jurídico. El derecho a la huelga está recogido por la Constitución, pero también el derecho al trabajo. Este fin de semana, ambos textos recogidos en la Carta Magna podrían entrar en conflicto de manera frontal. Todo esto podría ocurrir si alguno de los rivales de los clubes que han impugnado el 'parón' liguero -Athletic de Bilbao, Espanyol, Real Sociedad, Sevilla, Zaragoza y Villarreal- deciden no jugar.

El Racing es una de las entidades que se han posicionado abiertamente a favor de que no se dispute la jornada. Para el presidente del club, Francisco Pernía, el parón tiene un objetivo claro. «Es una medida de concienciación». El máximo mandatario racinguista va más allá. «Debemos hacer que la afición y todo el entorno sea consciente de la situación real del fútbol. Sería bueno que la gente tomara conciencia». En resumidas cuentas, Pernía asegura que, a pesar de ser «contrario a la huelga», la decisión de parar sería «la única forma de hacer ver que es necesario sentarse a renegociar varios conceptos para la buena marcha del fútbol».

Los clubes de Primera División, a excepción de los seis mencionados, entienden que con la obligatoriedad de dar por televisión un partido en abierto se vulneran derechos y los clubes de fútbol profesionales pierden posibilidades económicas.

¿Medida de presión?

Pernía no quiere que se confunda la huelga con una «medida de presión», aunque es muy probable que la opinión pública lo vea así. En este sentido, el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, aseguró hace ya algunos días que el Gobierno no negociaría nada «con presiones». El presidente del Racing responde tajante. «Llevamos quince años negociando sin presión. Ya sabemos que en tiempo de campaña electoral es difícil tomar decisiones comprometidas, pero también puede ser una buena etapa para adoptar alguna medida».

En cualquier caso, hoy y mañana, el fútbol español estará a expensas de lo que decida la jueza. Ella será quien tenga que valorar lo que supone retrasar una jornada la competición liguera, que hay que recordar se disputa de forma paralela con el resto de competiciones europeas y coperas, que también se verían afectadas. Después de tres semanas con el paro anunciado, las partes en conflicto no han avanzado nada, incluso, se ha podido ir hacia atrás o al menos eso opina el presidente del Racing. «Nuestra postura se ha podido debilitar con el hecho de que estos seis equipos se hayan posicionado en contra de parar. Si no hubiese sido así, no tendría ninguna duda, habría huelga», afirmó Pernía, desde un punto de vista personal. Finalmente, el mandatario verdiblanco, que insiste en que «lo mejor sería que no hubiese parón», si percibe que esta medida es la «única forma de que la gente se de cuenta de como está el fútbol y los equipos. Para ello, lo mejor es que no se juegue y que la medida de concienciación cunda en la opinión pública».

Mañana ya no habrá vuelta atrás. De momento, el Racing ya está preparando, por si acaso, el viaje a Barcelona y Marcelino entrenando como siempre.