España, un buen país para casarse

Carlos Baute y Ricky Martin 'reservan' restaurante para sus respectivos enlaces

CARMEN ROMERA

Quién sabe si le habrá convencido con poemas, con canciones o con esas fotos de cuando estuvieron por Venezuela... Está Carlos Baute más colgado que nunca por las manos de Astrid Klisans, una arquitecta con la que lleva saliendo un año y que este verano se convertirá en su mujer. La revista '¡Qué me dices!' anuncia una boda discreta y familiar, por lo civil y en Letonia, que allí vive casi toda la familia de la novia -aunque son originarios de Venezuela, como Baute-. Después, con los papeles ya arreglados, organizarán una fiesta por todo lo alto en España con ceremonia religiosa, tarta de varios pisos y gente vip en la lista de invitados. La urgencia de la boda civil no se debe tanto a las prisas de los contrayentes como a la de los padres de ella, que son muy tradicionales y no ven con buenos ojos que la pareja haga vida de 'casados' sin pasar por la vicaría. Y otro que está a las puertas es Ricky Martin. El portorriqueño está loco por colocarle un anillo en el dedo a su novio, Carlos González Abella. La única pena que tiene es no poder hacerlo en casa. Hace un tiempo ya denunciaba públicamente que maldita la gracia que le hacía tener que irse a otro país, pero que si así fuera, España estaba entre sus prioridades. Y ya está con el papeleo para nacionalizarse...