«Hay fraude en el censo para desbancar al PP», acusa el alcalde de Valdeprado del Río

C. DE LA PEÑASANTANDER.

Cuatro municipios de Cantabria están bajo sospecha del Instituto Nacional de Estadística (INE) por 'engordar' el censo electoral, pero sólo el alcalde de uno de ellos, Jaime Soto Marina (PP), de Valdeprado del Río, reconoce el supuesto fraude con un objetivo claro: «Perjudicar la lista del Partido Popular». ¿Pero quién? «No sé si los del PSOE, los del PRC o los independientes», responde extendiendo el abanico de las sospechas a todos los rivales políticos.

De momento, Soto va a pedir al INE que de oficio dé de baja a los 24 nuevos vecinos que se han empadronado en los últimos seis meses en las dos pedanías en duda, Arcera y Reocín de los Molinos, lo que supone un incremento del 37% de la población en ese medio año. Además está estudiando si impugnará el censo electoral de las entidades locales sospechosas, cuyo plazo expira el 11 de abril.

Los cuatro municipios cántabros en los que la Oficina del Censo Electoral, dependiente del Instituto Nacional de Estadística (INE), ha detectado un «incremento de residentes significativo y no justificado» son Campoo de Suso, Camaleño, Ruesga y Valdeprado del Río.

«El pedáneo quiere salir»

Los alcaldes de los tres primeros municipios han desmentido tajantemente las supuestas irregularidades y estos días están remitiendo al INE la documentación requerida para avalar los nuevos empadronamientos. Pero en Valdeprado del Río, municipio de 315 habitantes, las acusaciones de fraude en las pedanías de Arcera y Reocín de los Molinos nacen del propio consistorio. Arcera tiene 45 vecinos empadronados y Reocín de los Molinos 22, pero según el alcalde, Jaime Soto, en los últimos seis meses se han inscrito 24 más entre las dos localidades. Soto, del PP, sospecha que el horizonte electoral está detrás de este crecimiento «inusitado» en el municipio. «El pedáneo es independiente y quiere salir», deja caer. En Reocín, la pedanía está en manos del PP, «pero el PSOE presenta candidato».

En el ayuntamiento, el PP gobierna con mayoría absoluta (4 concejales), frente a uno regionalista y dos socialistas. Sostiene Soto que «la gente se ha empadronado para perjudicar la lista del PP. Son movimientos para intentar retirar la mayoría absoluta al PP y desbancarle», aunque no sabe si ese supuesto fraude viene de las filas «del PRC, del PSOE o de los independientes».

Ese crecimiento súbito del censo en las pedanías en cuestión no sólo alertó al primer edil. En enero, la delegación regional del INE se puso en contacto con el ayuntamiento ante el aumento significativo de residentes. A partir de entonces, «hemos identificado a los nuevos vecinos, que son titulares de las casas, y les hemos requerido para que realicen una declaración jurada en la que deben explicar si realmente viven en la localidad y las razones que les han llevado a hacerlo».

Pero, además, de forma complementaria, desde el propio ayuntamiento se realizan «tareas de comprobación en días alternos». Dice el alcalde popular que de momento, se han abierto ya dos expedientes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos