La escultora Gema Labayen expone 'Cantos de mar' en Castro Urdiales

La sala de arte de La Residencia acoge la muestra de la creadora navarra hasta el próximo día 30

IRMA CUESTASANTANDER.
La escultora posa ante algunas de las obras que se muestran en La Residencia (Castro Urdiales). ::
                             E. RUIZ/
La escultora posa ante algunas de las obras que se muestran en La Residencia (Castro Urdiales). :: E. RUIZ

La escultora Gema Labayen (Navarra 1964) expone sus trabajos en la sala de arte La Residencia, en Castro Urdiales, hasta el próximo 30 de abril. Bajo el título 'Cantos de mar' y 'Laberintos', la artista ha agrupado una serie de obras que, asegura, encajan perfectamente en el lugar de la muestra. Labayen trabaja meticulosamente piedras que le proporciona el Cantábrico hasta convertirlas en piezas de una colección que se convierte en una suerte de homenaje a la naturaleza. «La piedra tiene su propio lenguaje, dicta sus normas; su estructura, volumen y tensión formal determinan mi intervención. En esta lectura intento visualizar e interpretar este lenguaje, el ejercicio escultórico de planificar el espacio que la forma desplaza en el aire. Liberación, tensión, creación de vacíos, búsqueda del equilibrio, para mí necesario, entre forma y espacio». Esto es lo que explica la artista cuando se le reclaman pistas sobre el proceso creativo que la ha llevado hasta 'Cantos de mar'.

Licenciada en Derecho y Bellas Artes, la escultora navarra mantiene que su trabajo se aproxima, desde el punto de vista plástico, a la línea de Chillida (aunque ella haya cambiado el hierro por piedra), pero que el planteamiento de trabajo está más cerca de la naturaleza que de cualquier otra cosa, y que eso la acercaría a otro creador con galería propia en el Olimpo: Henry Moore.

Labayen, que ha hecho de la naturaleza su fuente de inspiración y su herramienta principal y hace suyos los pensamientos de Bergson: «Los procesos evolutivos y la creatividad artística, las fuerzas de la naturaleza y el impulso creativo, emanan de las mismas fuentes» ('La evolución creadora'). La escultora parece no poder desligar su trabajo creativo de lo la naturaleza le ofrece de forma desinteresada.«Trato de llegar a un equilibrio con la forma natural, aportar la fuerza humana, la fuerza creativa, a las fuerzas de la naturaleza. Pretendo que esta sea la experiencia estética para quienes se acerquen a mis esculturas», dice cuando se le pregunta qué cree que pueden encontrar los que quieran conocer su trabajo y se acerquen estos días hasta La Residencia.

Labayen decidió en 2007 dedicarse a la escultura casi de forma exclusiva. Salvo algunos trabajos en madera, el material esencial de trabajo de la escultora es la piedra y aunque las primeras obras están planteadas en piedra preparada industrialmente, el resto tiene como protagonista a la piedra en su estado natural, «en la forma en la que me viene ya moldeada por la naturaleza». En los 'Cantos de Mar' la forma natural de la piedra está mucho más que presente, aunque la autora señala que se permite «penetrar en su interior; viajar, modelar y extraer al dictado del lenguaje que cada una de ellas posee, buscando un equilibrio entre la forma física (exterior-interior), masa y vacío, volumen y espacio interior».

Labayen se ha mostrado encantada con la idea de poder mostrar sus trabajos en Cantabria y de manera especial en Castro Urdiales. Asegura que el sitio le ha gustado siempre y estos días se muestra especialmente satisfecha por la oportunidad que le ha brindado la dirección de las instalaciones culturales castreñas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos