España roza ya los cinco millones de parados

JOSÉ LUISGALENDEMADRID.

La Encuesta de Población Activa cumplió con el guión que analistas y autoridades habían adelantado en las últimas semanas y arrojó el descorazonador resultado de un nuevo aumento del paro en el primer trimestre, hasta la cifra récord de 4.910.200 desocupados en España, que se vio mitigada por un inesperado descenso de la población activa de 42.900 personas. Este balance, que coloca la economía española al borde de la simbólica cifra de cinco millones de parados, se vio agravado por la destrucción de 256.500 puestos de trabajo en tres meses, periodo en que la cifra de desempleados creció en 213.500 personas.

El paro registrado, la afiliación a la Seguridad Social y numerosos indicadores económicos ya hacían temer una evolución del mercado laboral que agrava la crisis y que está en caída libre desde mediados de 2007, cuando la estimación de parados era de 1.760.000.

Desde el Gobierno, el titular de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, admitió la debacle y reconoció que los datos revelan una situación «muy negativa y grave», a la vez que restaba trascendencia al hecho de que se pueda llegar o no a los cinco millones de parados.

Peor que en un año

Las malas noticias sobre la congelación de la economía en el primer trimestre del año se han confirmado en el mercado laboral. Una prueba de ello es que la destrucción de empleo ha sido superior -14.000 puestos perdidos más- en el último trimestre que en el último año. Es decir, la tendencia a la recuperación que en esta materia parecía observarse con deterioros cada vez más leves se ha truncado en seco.

Fruto de esta situación es una tasa de paro del 21,3%, que casi triplica el 8% alcanzado en 2007 y duplica holgadamente el 9,5% de la UE . Pese a todo, esta cifra está aún bastante por debajo del 24,55% del primer trimestre de 1994, la más elevada de la historia de España. Como entonces la población activa y ocupada era mucho menor que ahora, la cifra de desempleados se encontraba en 3,93 millones, claramente por debajo de la actual.

Ningún sector se salvó de la quema en el primer trimestre, en el que la pérdida de empleo fue generalizada. Pese al repunte de la actividad industrial que revelan los indicadores de los primeros meses del año, fue al industria la que más puestos de trabajo perdió, con 82.000, y la siguieron la construcción (-78.500), los servicios (74.600) y la agricultura (-21.300).

32% de paro inmigrante

La situación económica se cebó en el primer trimestre del año con los trabajadores extranjeros, que sufrieron más que los nacionales los rigores del paro. En el periodo de referencia, aumentaron en casi 40.000 los inmigrantes sin empleo, tras destruirse 78.000 ocupaciones ocupadas por ellos, lo que denota un importante retorno a sus países de origen. En total, hay 1.143.200 desocupados inmigrantes y otros 2.430.000 tienen un empleo, que arrojan una tasa de paro del 32%.

La evolución del mercado laboral en esos tres meses se caracterizó también por la caída del empleo indefinido, que elevó al 24,7% la tasa de temporalidad, y también por un importante aumento de los trabajadores a tiempo parcial, que son ya casi 2,6 millones, cifra que representa un porcentaje del 14% sobre la población ocupada, que empieza a ser equiparable a los niveles europeos.

En el ámbito familiar, todos estos datos se traducen en la existencia de 1.386.000 hogares con todos sus miembros parados, mientras que existen cerca de 9,1 millones en que todos trabajan. El deterioro en ambos segmentos ha sido importante tanto en el último trimestre como en el último año.

En lo que respecta a la evolución del último año, el paro ha crecido en 297.400 personas y se han destruido 242.500 puestos de trabajo, con una subida de la tasa de desempleo de 1,24 puntos. La población activa ha crecido en 55.000 personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos