Rojo y Bautista, dos empresarios mal avenidos

SHEILA IZQUIERDOBEZANA.

La mala relación entre el constructor José Manuel Rojo y su presunto agresor, Fernando Bautista, ha venido fraguándose a lo largo de los últimos años. Un pago pendiente que el segundo reclamaba al primero y una querella por extorsión, estafa y coacciones presentada por el primero contra el segundo habrían sido los detonantes de desenlace.

Fernando Bautista Palomera es sobrino de una vecina de Santa Cruz de Bezana que en 1995, antes de que se firmara el convenio urbanístico de Bezana Lago y Bezana Bella, estableció la permuta de las propiedades que ésta disponía en la urbanización construida por Nueva Bezana. Un canje que debía llevarse a cabo en el mismo momento en que se asentaran las normas urbanísticas y que terminaría derivando en la entrega de varios locales. Sin embargo, años después y con dichas normas urbanísticas ya aprobadas, la mujer no logró ver los beneficios de la operación.

Éste y otros desacuerdos habrían abierto una brecha en las relaciones entre Bautista y Rojo, quien interpuso una querella contra su presunto agresor por extorsión, estafa y coacciones, demanda que si primero fue admitida a trámite fue desestimada por un juez cuatro años después.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos