Valdecilla, pionera en intervenir la columna por 'navegación quirúrgica'

Con esta técnica se consigue una recuperación más rápida y mejores resultados clínicos

MARIANA CORESSANTANDER.

El Hospital Marqués de Valdecilla se encuentra entre los primeros centros en 'navegación quirúrgica'. Hace 15 años ya fue un adelantado en emplear la neuronavegación para la cirugía craneal y con el objetivo de seguir a la vanguardia de esta técnica quirúrgica, acaba de incorporar un TAC intraoperatorio de última generación a su Unidad de Raquis (o espina dorsal).

El jefe del servicio de Neurocirugía, Alfonso Vázquez-Barquero, recuerda que dicha unidad, que realiza cada año 300 cirugías de columna, tiene un carácter multidisciplinar y adscrita al servicio de Neurocirugía.

El doctor asegura que el valor clínico de la cirugía guiada por imagen (CGI) para cirugías espinales cada vez es mayor. Desde su punto de vista, es un procedimiento «revolucionario», que ya permite a Valdecilla «una mejor planificación preoperatoria, mayor eficiencia intraoperatoria, una recuperación postoperatoria más rápida y mejores resultados clínicos».

Este TAC intraoperatorio quirúrgico en tres dimensiones para intervenciones de columna, unido a un sofisticado neuronavegador, «con un diseño inteligente optimiza el flujo de trabajo en el quirófano», explica. En la Unidad de Raquis trabajan los traumatólogos, los neurofisiólogos y reumatólogos «lo que ha supuesto un giro de 180 grados en la reducción de las esperas originadas por el dolor de espalda, uno de los cuadros más habituales en Atención Primaria y de baja laboral por debajo de los 50 años de edad».

Cuando la terapia que decide el médico de familia no logra resultados, los pacientes son derivados a la esta unidad, «estrechamente ligada a la hernia discal, y en donde se determina cuáles son los casos que acaban en cirugía». Cada especialista aporta su visión clínica.

Antes de la operación, «hay que agotar otras posibilidades más conservadoras. En bastantes casos la solución pasa por cambiar el estilo de vida: hacer más ejercicio físico, evitar malos hábitos posturales y reducir la obesidad». La espera para una primera consulta está entre los 15 y 30 días, cuando antes no bajaba del triple, y lo mismo sucede con la demora quirúrgica, en donde la espera es de 45 días, cuando hasta hace dos años era de casi doce meses.

Durante toda la cirugía los especialistas tienen, gracias a esta nueva tecnología, imágenes que permiten en cada momento guiar la cirugía de columna con una enorme precisión. Otra ventaja es que al finalizar la operación, se le hace un escáner al paciente, y si hubiera algún problema, el cirujano lo corrige.