Las recientes lluvias sacan de su letargo la campaña salmonera

Foto: F. de la I./
Foto: F. de la I.

Los ríos de la región han dado cinco plateados en los últimos siete días, cuatro de ellos el miércoles

FERNANDO DE LA IGLESIASANTANDER.

Cuando la temporada salmonera languidecía por la escasez de agua, las lluvias caídas entre el martes y el miércoles han alegrado la actividad en los puestos de precintaje. Tras una semana de sequía -en lo deportivo y en lo meteorológico-, en la que sólo se había izado un 'salmo salar', el pasado viernes en el coto Infierno del Deva, anteayer, miércoles, salieron cuatro en unas pocas horas. Asón y Deva, a partes iguales, compartieron tal privilegio.

El río más oriental es el que se encuentra más cerca de dar el cupo que obligue a su veda. El Asón lleva 19, a 6 del Total Autorizado de Capturas (TAC) y presenta unas buenas condiciones tanto de aguas como de peces avistados. Esta semana ha sumado dos plateados a su balance, capturados el miércoles merced a la punta de agua que ha permitido la entrada de nuevos ejemplares desde la mar y el movimiento interno de aquellos que permanecían en sus pozos. Ambos salieron en la zona libre. El primero, de 4 kilos y 73 centímetros de longitud, en la zona libre de Ramales, en el pozo denominado 'El Puente Viejo de Ramales'. Su afortunado pescador, un lugareño. El segundo se izó en el tramo libre de Udalla, a mosca artificial. Arrojó un peso de 5,050 kilos y fue capturado, de nuevo, por un ribereño de la comarca.

También el Deva ha despertado de su letargo. Después de siete días en blanco, Rodolfo Fernández Romera sacó un buen ejemplar de siete kilos en el acotado Infierno. Y hace dos días, el Matadero sumó dos más, de 4 y 5,2 kilos, al balance provisional de la cuenca. En total, lleva 8, uno de ellos en el tramo compartido con Asturias. Restan 12 para su veda.

El Nansa, muy turbio

En el Nansa, la estadística permanece inamovible. Van cinco, tres en Bejar y dos en Olios. Nunca llueva a gusto de todos y esta vez las fuertes tormentas de finales de la pasada semana y de mediados de esta, han empeorado su caudal, que ha bajado excesivamente turbio. Estas capturas han elevado el balance global de la región a 73 ejemplares, uno de ellos en el tramo del Deva compartido con Asturias. ¿Y en Asturias? En la comunidad vecina pintan bien las cosas en comparación con años pretéritos. Liderado, como no, por el Sella, el balance en los ríos asturianos es de 550 peces: Eo 56; Esva 30; Narcea 157; Sella 196 y Deva-Cares 111. No es de extrañar que en próximos días la estadística aumente considerablemente con ejemplares que hayan aprovechado la punta de agua del miércoles para remontar desde la desembocadura de los ríos.

 

Fotos

Vídeos