Gómez Morante se va sin perder la sonrisa

Foto: Luis Palomeque./
Foto: Luis Palomeque.

La alcaldesa socialista ha presidido la Corporación durante cuatro legislaturas, en dos etapas

MARIO CERROTORRELAVEGA.

Blanca Rosa Gómez Morante (1958) presidió el último pleno de la legislatura sabedora de que el sillón de la Alcaldía, que ha ocupado durante cuatro legislaturas, tendrá un nuevo dueño el sábado, pero con la serenidad del político curtido en mil batallas consciente de que algún día puede volver a recuperar el poder.

De hecho, no es la primera vez que vive una jornada igual a la de ayer. En 1999 presidió un pleno de trámite similar y a los pocos días el regionalista Francisco Javier López Marcano se convirtió en el alcalde de la ciudad. Ella iba a saber lo que es estar 'pasando frío' en la oposición. Hubo quienes en ese momento la dieron por muerta, pero se equivocaron.

En 2003 recuperó la Alcaldía a la que había accedido por primera vez en 1994. Y lo hizo con la lección aprendida. En una entrevista concedida a este periódico días antes de volver a recuperar la Alcaldía, dijo que estar en la oposición «te permite ver cómo gobiernan los demás y aprender de sus errores. Se aprende a trabajar serenamente». Es probable que ayer pensara en ello, mientras, sin perder la sonrisa, se despedía de los ediles que no continuarán, entre ellos, de Aurelio Ruiz Toca, uno de sus principales apoyos en todos estos años.

El batacazo electoral que sufrió el pasado 22 de mayo fue un duro revés para Gómez Morante. Los ciudadanos censuraron su gestión y recibió un fuerte castigo al bajar dos concejales (de diez a ocho). Para colmo, el gran triunfador fue el Partido Popular, con un Ildefonso Calderón que rompió todos los pronósticos y arrebató al PSOE uno de sus feudos tradicionales.

Además, parece que se ha desvanecido la figura regional de Gómez Morante como la todopoderosa alcaldesa de Torrelavega y aspirante a la sucesión de Gorostiaga al frente de la secretaria general del PSC-PSOE. Gómez Morante volverá el sábado a ser la portavoz de la oposición. Deja una ciudad que nunca tuvo tanto paro como hasta ahora (más de 5.000 desempleados), pero proyectos que parecen encarrilados como el soterramiento de las vías de Feve, la nueva estación de autobuses (el PP está en contra), el campus universitario o la implantación del servicio de transporte urbano.

Gómez Morante llegó a decir días antes de las elecciones que Torrelavega no tenía ninguna carencia. La ciudadanía no pensó lo mismo y castigó en las urnas al PSOE. Hoy serán los propios militantes socialistas los que analizarán en una asamblea general los malos resultados.

Ahora hay cuatro años por delante para comprobar qué tipo de oposición hará el PSOE. Una legislatura para comprobar si los socialistas seguirán el ejemplo de la 'oposición de seda' de Ildefonso Calderón la pasada legislatura -el abrazo que ayer se dio el futuro alcalde con Aurelio Ruiz Toca simboliza la sintonía que alcanzaron ambos-. Cuatro años por delante para saber si Gómez Morante y su equipo son capaces, desde la oposición, de volver a ilusionar al electorado.

 

Fotos

Vídeos