«Fernando Diestro supo hacer un gran equipo sin grandes figuras y de amigos»

«Fernando Diestro supo hacer un gran equipo sin grandes figuras y de amigos»

Javier Revuelta, que fue jugador internacional, recuerda al conjunto que estuvo tres años en Primera

DIEGO RUIZ

El equipo de voleibol masculino del José María Pereda de Santander marcó un antes y un después de este deporte en Cantabria. Con él en Primera División llegó la afición, y con él, una vez disuelto, desapareció brutalmente la marea de aficionados en la capital. Mañana, viernes, varios de los componentes de aquel equipo que estuvo en la máxima categoría durante tres temporadas (1977-1980) y otros que militaron en Segunda, se reunirán en una cena -'La Boya de Raos', a partir de las 21.00 horas-. En ella recordarán aquellos años y debatirán sobre el presente y futuro del voley en Santander.

Javier Revuelta fue uno de los integrantes de aquel equipo que, domingo tras domingo, llenaba el pabellón del Pereda para ver en acción al equipo santanderino, formado además en su mayoría por deportistas de la tierra. Capitán y el único de la plantilla que llegó a ser internacional absoluto, es ahora jefe de estudios de la carrera de Relaciones Públicas, Marketing y Publicidad en Cesine.

«Aquel equipo -recuerda Revuelta- surgió de una buena base que ya tenía el Instituto José María de Pereda, a la que se sumó gente de fuera, como Carlos Díez, que vino de Torrelavega, o yo que lo hice de Laredo. También fue destacada la llegada de Lucho Joo, un internacional peruano. El ascenso a Primera División se consiguió en Santander en la temporada 76-77. En la máxima categoría permanecimos tres temporadas y en la primera llegamos a la semifinal de la Copa, en la que nos eliminó el Real Madrid. Ese mismo año comienzo a jugar en la selección española absoluta».

Para el exinternacional, «el éxito de aquel equipo fue el haber tenido un entrenador como Fernando Diestro. Él logró conjuntar un gran equipo sin grandes figuras, pero con mucha experiencia. Habíamos intentado subir de categoría durante tres temporadas y mantuvimos la misma plantilla hasta el ascenso. Además, todos éramos grandes amigos».

Los integrantes de aquel gran equipo se ven circunstancialmente, según relata el propio Revuelta. «Nos encontramos de vez en cuando en la calle y solemos pararnos a charlar. Ahora, a iniciativa de Ricardo Merino, nos vamos a reunir mañana viernes algunos de los jugadores de Primera y otros que han estado algún tiempo en el Pereda. Recordaremos viejos tiempos y, seguramente, nos plantearemos algún tipo de reuniones posteriores. Y, por supuesto, discutiremos sobre la situación actual del que fue nuestro deporte. Queda en Cantabria el germen de Torrelavega y Cabezón de la Sal, pero en la capital el voleibol prácticamente ha desaparecido».

Javier Revuelta, en sus dos años como internacional, participó en dos campeonatos importantes, uno en Dusseldorf y otro en el Reino Unido, el 'Spring Cup'. También estuvo en varias concentraciones de la Residencia Blume de Madrid. 'Colgó las botas' en 1982. «Tenía 22 años y jugaba desde los 14. Dejé el voleibol definitivamente cuando me plantee que era hora de acabar una carrera y llevar otro tipo de vida. Estudié Ingeniería informática, tengo dos másters y hace diez años que estoy en Cesine».

Mañana, volverá a reunirse con su compañeros de equipo. Algunos aún metidos de lleno en el mundo del deporte, como Fernando Diestro, presidente de la Federación Cántabra de Bolos, o Ramón Torralvo, entrenador de Ruth Beitia. Ellos fueron la base del Pereda junto a Alberto Gutiérrez, Javier Bolado, Manolo Arroita, Jesús Sierra, Ricardo Merino y Lucho Joo.

 

Fotos

Vídeos