Inocentes encarcelados y sin DNI

Dos españoles son condenados por error en Italia tras robarles el carné: un médico tomado por narco y un lavacoches acusado de ser de la Camorra

ÍÑIGO DOMÍNGUEZ CORRESPONSALROMA.
El lavacoches Óscar Sánchez, acusado de ser de la Camorra./
El lavacoches Óscar Sánchez, acusado de ser de la Camorra.

Dos casos de película de miedo han salido a la luz a la vez, aunque no tienen nada que ver. Se trata de dos españoles a los que un día arrestó la Policía con una orden internacional, los envió a Italia y acabaron en la cárcel, pero sin haber hecho nada y sólo porque alguien suplantó su identidad tras robarles la documentación. El primer caso, el del médico barcelonés José Vincent Piera Ripoll, ya está claro porque fue liberado después de ocho meses y le acaban de indemnizar con 85.000 euros. Le habían tomado por un narco colombiano.

Sin embargo, la segunda historia aún está por resolver y su protagonista sigue en la cárcel desde hace un año. Óscar Sánchez, lavacoches de Montgat (Barcelona), está acusado de ser un traficante de la Camorra, aunque no ha salido del pueblo en su vida. La plataforma de amigos que denuncia su caso ha logrado que la Policía lo investigue, les dé la razón y envíe un informe a la Embajada española en Roma para aclarar el error, pues quien le robó la identidad ha sido localizado en la cárcel de Las Palmas. Es un traficante uruguayo.

No se sabe cuál de los dos líos es más kafkiano. El primero arranca en abril de 2009 cuando la Policía llama a la puerta de Piera Ripoll, ostéopata de 48 años y se lo lleva. Ante sus gritos de que era un error oyó el clásico «Ya, es lo que dicen todos», según cuenta el 'Corriere della Sera'. Ingresó en la cárcel de Milán con una condena de 15 años por drogas. No lo sabía, pero ya había sido juzgado desde 2005 en búsqueda y captura. Bueno, él no, sino alguien con su nombre y apodado 'El Gordo'. Aunque era colombiano, gordo, mulato, con una hija y había sido identificado en Italia. Y el señor de Barcelona era español, delgado, blanco, con un hijo y no había estado nunca en Italia. Pero mientras flipaba en la cárcel, ocurrió un milagro. En la misma prisión estaba el tipo que le robó el pasaporte un día que acompañó a su mujer a su consulta. Luego se lo pasó a 'El Gordo', socio suyo. También había sido detenido y explicó el error al ver allí al médico, que fue liberado en diciembre de 2009 tras dejarse 47.000 euros en abogados.

La segunda historia empieza igual, en el autolavado donde trabaja Óscar Sánchez, de 44 años: la Guardia Civil lo detiene como peligroso aliado de la Camorra napolitana y lo manda a Italia. Su familia, sus amigos y los vecinos se quedaron de piedra. Convencidos de un error de identidad, formaron una plataforma para reclamar su inocencia, con una página web. Creen que todo puede nacer de cuando le robaron el DNI en 2002. Su jefa afirma que jamás se ha movido de allí, Sánchez no habla italiano y aseguran que padece, «probablemente, una deficiencia no diagnosticada». Los medios se hicieron eco del caso y el Aayuntamiento de Montgat pidió su libertad hasta que la Policía se interesó. En dos meses, tampoco era tan difícil, lo ha aclarado: un traficante uruguayo, Marcelo Roberto Marín Iannadrea, enlace de la Camorra en el tráfico de cocaína con Sudamérica, se movía por ahí con su DNI, según 'El Periódico'. Fue detenido en Barcelona en 2009. La Embajada y sus abogados presentarán las nuevas pruebas para sacarlo de la cárcel, pero no se sabe cuánto puede tardar. Encima está esperando otra sentencia por pertenencia al crimen organizado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos