Luis Crespo, un campeón

ASOCIACION DE MADRES Y PADRES DEL CENTRO SOCIAL BELLAVISTASANTANDER

A todos nos gusta destacar en algo sobre los demás, por ese espíritu competitivo que tenemos adormilado dentro de nosotros, pero Luis es un campeón en todas las facetas de su vida. Recientemente se clasificó para las Olimpiadas Matemáticas en Cantabria. Pasó a una fase nacional que se celebró en Vigo y consiguió de nuevo clasificarse.

Luis no es un campeón por esta hazaña es mucho más, seguramente nunca conseguirá correr los 100 metros en 10 segundos, ni será el más rápido en cruzar nadando una piscina, pero Luis ha pulverizado más de un record que será muy difícil alcanzar.

Conocer a Luis y poder presentarle no es fácil, en la actualidad es un niño de catorce años, él es diferente y todos los que le conocen lo saben. Desde pequeño perseguía las formas de los números como una gran obsesión para darles respuesta. Era ver la silueta de un 3 y un 4 y rápidamente la convertía en un 7, esto sucedía cuando el resto de sus compañeros apenas podían encadenar vocales y consonantes sobre un papel y rellenar unas fichas con sus pinturas de colores sin salirse. Pero Luis es así, mas rápido y imprevisible que cualquiera. Con el tiempo sus números se volvieron más complicados y su mirada perdida seguía buscando entre las nubes nuevas incógnitas transformadas esta vez en raíces cuadradas, complejas ecuaciones.

A todos los que estamos cerca de él nos gustaría saber lo que está pasando por su cabeza cuando le vemos, pero eso es imposible porque él es el dueño de su propio mundo.

Es el mejor ejemplo de superación que podríamos presentar a todos sus compañeros de colegio, pero ellos también lo saben. Luis también en un niño con suerte que está rodeado de muchos campeones con los que sería muy difícil establecer un pódium: sus padres, su hermana, los compañeros, sus profesores y, por supuesto el colegio al que acude en Cueto, el Centro Social Bellavista Julio Blanco. Por eso los padres de otros niños del centro queremos felicitarle por su triunfo, algo más que por ser un campeón de matemáticas, felicidades por ser un buen compañero, por ser un gran actor, por ser un buen estudiante y darle las gracias por dejarnos formar parte de su mundo.