Lagarde alerta sobre la gravedad de una suspensión de pagos de Estados Unidos

COLPISAWASHINGTON.

La nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, advirtió ayer de que un eventual incumplimiento de Estados Unidos a sus compromisos de deuda pondría en riesgo la estabilidad de la economía mundial, y urgió a los políticos del país a alcanzar un acuerdo presupuestario. En declaraciones a la cadena ABC News, la dirigente añadió que esta eventualidad «preocupa al FMI».

Si los políticos estadounidenses no logran un entendimiento antes de la fecha límite del 2 de agosto, esa falta de consenso puede disparar los tipos de interés, y suponer «un fuerte golpe para las Bolsas de todo el mundo», dijo. Y explicó que tendrá malas consecuencias, no solo para Estados Unidos, sino para toda la economía en general, «porque Estados Unidos es un actor muy importante y afecta mucho a otros países».

De todas formas, Lagarde afirmó que no espera que Estados Unidos termine en situación de suspensión de pagos ('default'), pese a las tensas negociaciones entre la Casa Blanca y los líderes republicanos para subir el límite superior de la deuda que EE UU puede asumir, actualmente situado en 14,3 billones de dólares. «No puedo imaginarme ni por un segundo que Estados Unidos caiga en incumplimiento», afirmó la dirigente.

Además, colocó la crisis europea de la deuda y el elevado desempleo como las principales tareas a afrontar por el FMI.