«No estoy en Comillas todo lo que me gustaría»

El intérprete cántabro, que ha participado en más de 80 película, acaba de adquirir el Palacio de Mijares, al lado de Santillana del Mar

LUCIA ALCOLEACOMILLAS.
Foto: Daniel Pedriza/
Foto: Daniel Pedriza

Es serio y ocurrente, con un montón de recovecos mentales, que salen a la luz en forma de frases creativas siempre pertinentes. Mientras habla mueve los brazos, quizá para intensificar su inteligencia. Antonio Resines, intérprete de más de ochenta películas, acaba de adquirir el Palacio de Mijares, al lado de Santillana del Mar. Mientras nos lo enseña, habla del enclave en mayúsculas, con un tono que evidencia su ilusión por este nuevo proyecto, «producto de una afición desmedida a los bares», bromea. Esto último lo hace constantemente, como si fuese parte de su discurso.

-¿Cómo surge el proyecto de comprar y rehabilitar el Palacio de Mijares?

-Surge entre un grupo de amigos que veraneábamos en Suances y que siempre pensamos que nos apetecía tener un restaurante donde tomar copas, sobre todo por una afición desmedida a los bares (ríe). La idea era tener una casona y restaurarla para convertirla en un buen

restaurante. Lo de celebrar bodas, bautizos y comuniones vino después, porque era la forma de rentabilizar la historia. El caso es que dimos con esto. Hubo problemas porque es un bien cultural y había que

restaurarlo, pero llegamos a un acuerdo con la propiedad y nos cedió 25.000 metros cuadrados.

-¿En qué condiciones se encontraba este lugar?

-La torre por fuera está igual, pero el resto estaba hundido. Las caballerizas, que es donde ahora se encuentran la cocina y el comedor, se hundieron y hubo que reconstruirlo todo. Abajo hay almacenes y vamos a hacer una discoteca por si acaso. La historia era conservar este lugar y ahí es donde entramos nosotros, que tenemos una concesión de terreno a 50 años, como si fuera nuestro.

-¿Son buenas las expectativas?

-Por ahora sí. No es el mejor momento para meterse con una empresa o abrir un negocio pero es nuestro momento. Queremos que la gente esté a gusto y coma bien. Además, tenemos una Iglesia y un cementerio al lado por si acaso hay algún problema. Y el hospital de Sierrallana, por si alguien se intoxica (ríe). Vamos a ver qué pasa, pero tengo confianza porque es un sitio muy agradable, muy cerca de Santillana del Mar, de Santander.

-Es de Torrelavega, pero le gusta mucho Comillas.

-He vivido siempre en Madrid, pero nací en Torrelavega. Volvía todos los veranos a Suances, cuando mis padres compraron un apartamento allí. Después me casé, tuve hijos y me compré una casita en Comillas.

-Pero pasa poco tiempo...

-No paso ni la mitad de la mitad de lo que me gustaría. Estos años he

tenido suerte porque acabábamos de rodar 'Los Serrano' en junio y

conseguía casi dos meses, pero ahora se me ha terminado el chollo.

-Actualmente se encuentra rodando la versión española de Cheers, la famosa serie de los años 80, en la que usted interpreta al psiquiatra Frasier. ¿Cómo surge esta idea?

-Tengo un contrato con Telecinco y me habían hablado de que las productoras Plural Entertainment y Tom Collins querían que hiciese de Freiser para luego hacer lo mismo que en Cheers, una serie solo con el personaje. A mi siempre me gustó y yo ya había hecho alguna adaptación de Frasier. La producción compró los guiones originales de la serie, que no se habían vendido nunca, por lo que vamos a ser el primer país del mundo que hace Cheers. Aunque después habrá más porque ya están los derechos en el mercado, pero somos los primeros y estrenamos en septiembre.

¿Le augura tanto éxito a la serie en español como para llegar a hacer otra serie basada sólo en su personaje?

-Pues no lo sé. Además, me lo estoy pasando muy bien con el equipo e

igual me da un poco de cosa irme solo (ríe). Tenemos las bases, unos

guiones que son una maravilla y no somos unos mindundis, conocemos nuestro oficio y hay actores muy buenos, como Alberto San Juan, Alexandra, Pepón Nieto. Y lanzar una serie es la especialidad de Telecinco.

-De hecho Cheers empezó mal y luego remontó.

-Sí, es cierto. Y además es una serie que la gente conoce y los jóvenes

de veinte para arriba la han visto. Es una comedia y estoy convencido de que hace mucha falta en televisión.

Fotos

Vídeos