El Capitán Rusia

Moscú amaneció ayer con carteles del presidente Medvédev como el primer vengador, que fueron retirados por la tarde

MARIBEL MARTÍNEZ
A la izquierda, Medvédev como el Capitán América. Sobre estas líneas, el anuncio de los almacenes rusos. Al lado,  Putin como James Bond. ::
                             E. C./
A la izquierda, Medvédev como el Capitán América. Sobre estas líneas, el anuncio de los almacenes rusos. Al lado, Putin como James Bond. :: E. C.

Los moscovitas se despertaron ayer más seguros que nunca porque un superhéroe velaba por su integridad. Se trata del Capitán Rusia, el primer señor. Un super soldado de cuerpo atléticamente perfecto, con todas sus capacidades físicas potenciadas al máximo. Un auténtico guerrero que no ha necesitado de una araña radioactiva para obtener poderes, y que no procede de otro mundo. Es un soldado valiente y sin miedo a nada.

Su estampa se pudo ver en carteles colgados en las principales arterias de Moscú. Pero no era el rostro de un ciudadano anónimo, sino el del presidente ruso, Dmitri Medvédev, sobre el cuerpo del primer vengador, el Capitán América, en el cartel de la película que acaba de estrenarse en Estados Unidos. Una representación que no deja de ser contradictoria, ya que se intentó que el personaje, creado durante la II Guerra Mundial, combatiera contra la Unión Soviética en la Guerra Fría desde las páginas de los cómics. La cosa no cuajó, y acabó tornando en un héroe comprometido con la sociedad.

«Estos carteles son una gamberrada. Ya han sido retirados», proclamó ayer el portavoz del departamento de Comunicación de la capital rusa. Detrás de estas representaciones está un artista anónimo que cuelga sus obras de arte en la página Monolog.tv. Su objetivo, según ha explicado al diario Afisha, es «agitar a la gente adormecida», «alegrarles la vida» y «poner de los nervios a las autoridades». «Quiero demoler los estereotipos», ha asegurado.

El autor cambia el tradicional escudo del Capitán América, con sus barras y sus estrellas, por un iPad. Y es que Medvédev es un fan declarado de los productos de Apple. De hecho, fue la primera personalidad rusa en tener un iPhone 4, y cuenta con Steve Jobs entre sus amigos.

No es la primera vez que los políticos rusos 'protagonizan' una campaña de publicidad. Una imagen del presidente y del exprimer ministro, Vladimir Putin, vestidos impecablemente como tenistas, servía como supuesto reclamo para unos grandes almacenes. Una representación muy artificiosa firmada mismo artista, que contrasta con la dura realidad del país.

Pero sin duda la campaña que más repercusión ha tenido es la que disfrazó a Putin de James Bond para promocionar un videojuego de la empresa Proyecto X hace apenas dos semanas. Como Daniel Craig en 'Casino Royale', sólo en vez de ser un agente del MI-6, Putin estaría al servicio de la KGB.