Sólo doce caballos en la feria de Reinosa

Foto: Jesús P. del Río/
Foto: Jesús P. del Río

Ni los ganaderos ni los tratantes de Campoo acudieron al mercado de Santiago, un evento que va camino de la desaparición

JESÚS P. DEL RÍOREINOSA.

Una feria ganadera a la que sólo acude una docena de cabezas está ya muerta, aunque su certificado de defunción no haya sido firmado todavía. Reinosa ha visto desaparecer dos de sus ferias anuales de ganado, principalmente de equino: las de Santo Toribio, en abril, y la de San Florencio, en noviembre. La de Santiago, atendiendo a lo que ocurrió el pasado 25 de julio, será la siguiente.

A las campas campurrianas acudieron ese día doce caballos de fuera de Cantabria, concretamente de Vitoria. Y si el ganado era forastero, la mayoría de los tratantes llegaron de Burgos, Palencia, Asturias y País Vasco. Los visitantes no salían de su asombro al ver el recinto ferial vacío. La desolación era total y la pregunta, recurrente: ¿Cómo es posible que suceda esto en una de las ferias de este género más conocidas de España?

Vicente Gómez, presidente de la Asociación de Ganado Equino de Cantabria de raza Hispano-Bretón, lamentaba el pasado lunes lo que está ocurriendo con las ferias de Reinosa, camino de quedarse en una sola cita, la de San Mateo, que coincide con la bajada del ganado de los puertos de montaña. Las otras ferias, «especialmente las de Santiago, que duraban dos o tres días, merecen permanecer, sobre todo por lo que significan para Reinosa y todo Campoo, no solamente de cara a los ganaderos, sino también para otros colectivos económicos», según el presidente de la asociación.

Una de las razones que explican el declive está en las fechas, ya que el ganado pasta libre en los puertos y su traslado representa un coste mayor. Sin embargo, Gómez recuerda que el ganado siempre ha estado en los puertos de montaña por estas fechas y nunca faltaron reses en las ferias de Santiago. Además, apeló a la responsabilidad de los ganaderos, protagonistas de la feria, y les pidió que trabajen lo que puedan para que la feria se pueda mantener y no desaparezca.

Sin embargo, el pasado lunes en Reinosa todas las opiniones negativas sobre el declive de la feria terminaban recayendo sobre el Ayuntamiento. «Su abandono es tal -sostenían los ganaderos- que ya ni las incluyen en los carteles de las fiestas, cuando fueron precisamente las ferias ganaderas las que dieron lugar a las fiestas».

Críticas

Las opiniones recogidas entre algunos ganaderos y tratantes campurrianos avalan lo expuesto. Octavio Amigo, de Matamorosa, apuntó a que, «tal y como van las cosas, nos van a quitar todas las ferias de Reinosa, y si me apuras un poco hasta el Día de Campoo». El ganadero apuntó directamente al Ayuntamiento: «A los políticos locales les importa poco que desaparezcan nuestras ferias. A los hechos me remito: nada de promoción, nada de publicidad». Amigo no pone en duda que eso suponga un gasto para el municipio reinosano, «pero no es menos cierto que beneficia en general al comercio y la hostelería, no sólo de la capital de Campoo, Reinosa, sino a toda la comarca». «Además, aquí es donde más yeguas hay de toda España».

José Luis Vallejo, tratante y criador de caballar de Valdeolea, sostiene una opinión muy parecida. «A no mucho tardar desaparecerán e irán decayendo muchas ferias por las pegas y la burocracia establecidas. Las de Reinosa padecen el mismo mal, aparte de que no se promocionan ni anuncian en los medios de comunicación», lamentó.