El 'arte inefable' de China recala esta semana en la Biblioteca Central

La exposición de Caja España y Caja Duero será inaugurada por Cultura el próximo martes en las salas donde se exhibía el tríptico de Orallo

G. BALBONASANTANDER.
Esta imagen preside la exposición que llega a Santander. ::
                             DM/
Esta imagen preside la exposición que llega a Santander. :: DM

Caligrafías, sellos imperiales, abanicos y pinturas; tabaqueras realizadas en porcelana, jade, o vidrio pintado; cerámicas y porcelanas de las dinastía Ming, esculturas en piedra, madera y bronce son algunos de los contenidos que configuran la muestra que recala esta semana en la Biblioteca Central de Cantabria.

Bajo el epígrafe de 'China, Arte inefable', la exposición itinerante organizada por la Obra Social de Caja España-Caja Duero, está vertebrada por una temática religiosa, inspirada en el budismo y el taoísmo, pero también en la riqueza de la caligrafía, «el arte de bailar sobre el papel», cuyos caracteres trasmiten un aire sugestivo y una atracción, que mezcla misterio y algo inaccesible. El arte y la cultura china, tan lejanos y desconocidos para la mayoría, desembarca en Santander y será exhibido desde el próximo martes en el centro de Marqués de la Hermida.

La muestra organizada por Cultura se mostrará precisamente en la sala objeto esta semana de una polémica entre el pintor Roberto Orallo y la Consejería. El tríptico 'Metamorfosis', que se ubicaba en ese espacio desde abril, fue descolgado por Cultura y enviado al almacén que posee este departamento en Guarnizo. En la sala se han celebrado escasas muestras en apenas año y medio, caso de la dedicada a la cueva de El Soplao.

La exposición 'Arte inefable', una muestra de arte chino procedente del Museo Oriental que recoge la donación de obras de arte del Doctor S. C. Cheng, ha itinerado con un centenar de piezas, cuya cronología abarca desde el siglo XIV hasta el XX.

Ritmo, canto, poesía

La exposición pretende resaltar el carácter «inefable» del arte chino, aquello «que no se puede expresar con palabras», como los contenidos de las pinturas, el ritmo de las caligrafías, la majestuosidad de las montañas, el canto de las grullas, la música del «qin», la salida del sol, el fragor de una cascada o el rumor de la brisa entre los bambúes.

Se considera «un hito más» en la larga trayectoria de colaboración de la Obra Social de esa Caja con el Museo Oriental de Valladolid, que se remonta a 1980, con más de 200 muestras. El Museo, del Real Colegio de PP. Agustinos de Valladolid, fue fundado en 1874 y constituye la colección más importante de arte del Extremo Oriente existente actualmente en España. A las obras traídas por más de 2.000 misioneros se han añadido 299 donadas por el director S. C. Cheng en 1997 y en 2000.

Los contenidos se distribuyen en nueve caligrafías, tres de ellas de emperadores Ping; cuatro sellos imperiales, copias de los conservados en la Ciudad Prohibida de Pekín; 15 pinturas de autores como Sheng Mou, Shen Zhou, Tang Yin, Lu Zhi, Wang Yuan Ch'i, Shen Quan o Hwa Yen, entre otros; además de cuatro abanicos y otras tantas pinturas de abanico de los siglos XIX y XX; 36 tabaqueras de la dinastía Qing ; 21 cerámicas y porcelanas de las dinastías Ming y Qing y 7 esculturas. Entre estas destacan los leones guardianes y las reproducciones de pagodas. De la cerámica china se invita a descubrir los jarrones, los platos y las figuras expuestas.

Fotos

Vídeos