Ruiloba se vuelca con la Virgen y la bailan los picayos

Foto: J.M.G./
Foto: J.M.G.

LUCÍA ALCOLEARUILOBA.

Mareas de gente. Es lo que hubo ayer en las calles de Ruiloba, mareas de devotos y no devotos que acudieron a celebrar las fiestas de Nuestra Señora. A las 13.00 horas los cohetes ya anunciaban la salida de la misa de los fieles, tras escuchar la homilía del párroco, Antonio Zúñiga.

En la calle presidieron la procesión los picayos de blanco y pañuelos azules tocando las castañuelas. Tras ellos, la Virgen sobre ocho hombros presidiendo la danza. Luego las pandereteras y las autoridades. Entre cánticos y tradición, la figura de la patrona desfiló hasta la plaza del pueblo, donde los picayos danzaron y tocaron de nuevo frente a la Virgen. «Qué guapa está», decían los vecinos en la cola de la procesión ya en el camino de vuelta a la Iglesia, donde la Virgen permanecerá hasta el año que viene, en que su pueblo salga a la calle para verla otra vez.

Con la patrona en la Iglesia, comenzó lo más esperado: la actuación de la 'Danza de las Lanzas' de Ruiloba y el 'Baile a lo llano', donde un grupo de jóvenes del pueblo representan un espectáculo coreográfico y dejan con la boca abierta a sus espectadores. Lo preparan durante meses y el resultado es una mezcla de coordinación y profesionalidad en el baile que hace destacar a los picayos de Ruiloba en toda Cantabria y arranca los aplausos del público.

 

Fotos

Vídeos