«Si no saco representación en Madrid admitiré que hasta aquí he llegado»

Revilla oficializó su candidatura al Congreso en una rueda de prensa, a la que asistieron los vicesecretarios del PRC López Marcano (derecha) y De la Sierra. ::                             ANDRÉS FERNÁNDEZ/
Revilla oficializó su candidatura al Congreso en una rueda de prensa, a la que asistieron los vicesecretarios del PRC López Marcano (derecha) y De la Sierra. :: ANDRÉS FERNÁNDEZ

Revilla asume el 20-N como un gran reto y afirma que obtener un solo diputado sería «un mal resultado»

CONSUELO DE LA PEÑASANTANDER.

El líder regionalista, Miguel Ángel Revilla, supedita su futuro político a los resultados electorales que obtenga el PRC en su salto a Madrid el próximo 20-N. Si la candidatura que encabezará al Congreso de los Diputados no consigue representación, al día siguiente anunciará que «hasta aquí hemos llegado», según la declaración de intenciones que expresó ayer en el anuncio oficial de que liderará la lista regionalista al Congreso, adelantado ayer por este periódico.

El dirigente político, cofundador del PRC hace ya 32 años, asume el desembarco en Madrid como uno de los grandes «retos» de su carrera política porque se juega mucho, y lo hace con el objetivo de obtener dos diputados y un senador.

«Sacar sólo uno sería un mal resultado», afirma Revilla, que no quiere ni oír hablar de que el PRC se quede sin representación parlamentaria, es decir, que ni siquiera salga él, porque eso significaría su retirada política.

Actualmente, de los cinco diputados que corresponden a Cantabria en el Congreso de los Diputados, tres son del PP y dos del PSOE, mientras que en el Senado los 'populares' tienen tres representantes, además de la senadora autonómica, y uno los socialistas.

Hasta hace sólo unos pocos meses renuente a que el partido concurriera a las elecciones generales, ha sido el «clamor agobiante» de quienes se lo han pedido, lo que le ha convencido de la idea de irrumpir en la arena electoral del 20-N, después de que la militancia regionalista decidiera por unanimidad, en el Congreso celebrado el pasado mes de diciembre, que el PRC se presentara a las elecciones generales.

Desde entonces, hace ya casi un año, Revilla se ha dejado querer por los suyos, pero se ha mostrado inusualmente reservado sobre su presencia como cabeza de lista en estos comicios. Parecía el secreto mejor guardado de la historia del regionalismo, hasta que ayer descubrió su carta. Pero sólo la suya, porque la comparencia pública del líder regionalista, que estuvo acompañado por los vicesecretarios del PRC, Rafael de la Sierra y Javier López Marcano, no desveló ni el nombre del primer aspirante al Senado ni quiénes le acompañarán en las candidaturas. «No se ha hablado del asunto, pero todos los militantes se han ofrecido, de manera que tengo libertad de proponer», saldó el asunto el candidato confeso del PRC.

Revilla no oculta la «complicación» de estas elecciones, muy polarizadas por el bipartidismo, pero «yo nunca me he escondido de las responsabilidades». Hoy mismo empezará a «dar la batalla del día 20-N», asegura el Revilla más animoso, para «romper» esa teoría de que un partido de ámbito local saca menos votos en las elecciones generales que en las regionales.

Para ello piensa «coger votos» de todos, consciente como es de que «habrá gente en el PSOE y en el PP que considere interesante que el PRC esté en el Parlamento. Los regionalistas han rehusado las encuestas, pero su olfato político le dice que «el resultado va a ser muy bueno para el partido, incluso sorprendente». Los vaticinios electorales de Revilla solían ser certeros, pero en las últimas elecciones autonómicas y municipales sus buenos augurios (dijo que el PRC sería la fuerza política más votada) fracasaron claramente.

Y si el anuncio de su candidatura supone para Revilla el pistoletazo de salida de la lidia electoral, también lo es ese catálogo de principios con que vertebrará su programa, que tiene como basamento su «obsesión por Cantabria y España».

En caso de obtener representación en el Parlamento nacional, Revilla defenderá de forma primordial la unidad de España, la recuperación de la inversión en obra pública, la «dignificación» de la política con «leyes draconianas» para los políticos corruptos y la reforma del Senado y de la Ley Electoral.

Constitución y referéndum

Si ahora estuviera en el Congreso, Revilla hubiera votado a favor de la reforma constitucional «para fijar un límite al déficit». «No quedaba más remedio para evitar la quiebra financiera», explica.

Frente a quienes reclaman la celebración de un referéndum, el líder regionalista sostiene que no había tiempo para la consulta. «Para cuando se hubiera celebrado, España estaría arruinada e insolvente», enfatizó al ser preguntado por la reforma impulsada por el PSOE y PP.

Según su tesis, esta iniciativa se ha promovido desde Alemania. «Ha sido una orden draconiana que hay que cumplir porque si no te echan», dice, un imperativo que el Gobierno de Rodríguez Zapatero «no ha contado porque es una pérdida de prestigio y soberanía». Además, de no haberla cumplido «esta semana estaríamos pagando el diferencial con el bono alemán al 700 y pico por ciento y eso es la quiebra financiera». Ahora bien, cumplida la exigencia, Revilla cree que las autoridades españolas tendrían que haberse «plantado» y haber exigido que el endeudamiento de este país «tenga el mismo precio» que el alemán.

El 'caso Bárcenas'

El sobreseimiento de la causa contra el extesorero nacional del PP y exsenador por Cantabria Luis Bárcenas no ha hecho rectificar a Revilla, que acuñó aquella polémica expresión («la orina del enfermo huele muy mal») en relación con el caso. Dice Revilla que se limitó a expresar lo que «decía la imputación del fiscal y del juez instructor, que era gravísimo. Que pida disculpas el fiscal que está acusado hoy de lo mismo». Por eso acata el sobreseimiento de la causa, pero no pedirá las disculpas que ayer le reclamó el PP.

 

Fotos

Vídeos