El alcalde se propone eliminar la OCA los fines de semana

Ha pedido a los técnicos municipales que elaboren un informe que diga si la medida es compatible con el contrato que existe con la gestora del servicio

ELIXABET RUIZCASTRO URDIALES.

El alcalde de Castro Urdiales, Iván González (PP), apuesta por no aplicar la Ordenanza Castreña de Aparcamiento (OCA) durante los fines de semana, en concreto, sábados por la tarde y domingos. Se trata de una medida incluida en el programa electoral de la formación política y que el regidor castreño pretende «intentar» poner en marcha.

Precisamente por eso ha pedido al concejal de Hacienda, Javier Muñoz, que inicie los trámites necesarios para que los técnicos municipales redacten un informe que diga si esta eliminación es o no posible. Habrá que mirar si el contrato con la actual empresa adjudicataria (Setex-Aparki) lo permite. «Si es que no, no quedará más remedio que acatarlo, pero que no se diga que no lo hemos intentado».

Si los técnicos dieran luz verde a esta propuesta, aún tendría que pasar el filtro de los grupos municipales que conforman la Corporación, ya que la medida debería ser aprobada por el Pleno. La intención del regidor castreño es que no se cobre por aparcar en Castro los fines de semana, tal y como se viene haciendo en todas las ciudades de Cantabria que regulan de esta manera el aparcamiento. «Si queremos parecernos a las ciudades importantes tendremos que valorar esta posibilidad». Le preocupa a González el perjuicio que la ordenanza pueda estar causando en el sector turismo. «Tenemos que dar oportunidades al visitante para que no pase de largo y vaya a otras ciudades donde estacionar es gratis».

A la espera de lo que diga el informe de los técnicos, la propuesta parece tener difícil aplicación. Al menos si se tiene en cuenta que el pasado mes de noviembre se acordó subir las tarifas porque la empresa adjudicataria tuvo perdidas después de la eliminación de las plazas que se ubicaban donde ahora está el parque de Amestoy. Y es que, el pliego de condiciones en que se basó la adjudicación incluía un apartado que dejaba claro que «en el supuesto de que existiese déficit, el Ayuntamiento deberá restablecer el equilibrio económico-financiero posibilitando al concesionario un aumento de sus ingresos o una reducción de sus costes».

La eliminación de la OCA los fines de semana restará, sin duda, ingresos a la firma, con lo que, si los técnicos no dicen lo contrario, el Consistorio tendría dos opciones: o aumentar de nuevo las tarifas entre semana o renunciar a los 90.000 euros que ingresan las arcas municipales por el canon concesional.

Desde que se puso en marcha la OCA, las críticas al servicio se han sucedido. Los hosteleros defienden su eliminación y muchos castreños dudan de su eficacia. No en vano, hay 3.000 tarjetas de residente más que plazas de aparcamiento.