La Horadada no se salva de la piqueta y será sustituida por dos módulos de 150 metros

El Ayuntamiento de Santander ya tiene el visto bueno de Costas y quiere que los actuales concesionarios sigan gestionando las instalaciones

A. S.SANTANDER
El Club Náutico de La Horadada, en la playa de Los Peligros, será demolido. ::                             ROBERTO RUIZ/
El Club Náutico de La Horadada, en la playa de Los Peligros, será demolido. :: ROBERTO RUIZ

El Club Náutico de la Horadada no tiene salvación. La emblemática instalación de la playa de Los Peligros, en Santander, tiene los días contados y la piqueta se encargará de su demolición en cumplimiento de la Ley de Costas, la norma que no permite en dominio público terrestre instalaciones que superen los 150 metros cuadrados (el edificio, construido hace ya cuarenta años, tiene 1.350 metros cuadrados).

Así se lo reiteró la directora general de Costas al alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, y a la concejala de Medio Ambiente, María Tejerina, en la entrevista que mantuvieron en Madrid el pasado miércoles. Pero al tiempo que se insistía en la obligatoriedad del derribo de La Horadada, se avanzó en la solución final. La infraestructura será reemplazada por dos módulos, de 150 metros cuadrados cada uno, separados por doscientos metros. Uno de los módulos irá destinado a la hostelería y el segundo a los diferentes servicios deportivos que se prestan en el arenal.

Con esta solución, el Ministerio de Medio Ambiente verá como se cumple la normativa de Costas y el Ayuntamiento podrá mantener el servicio en una de las playas más simbólicas de la ciudad.

Además, el actual concesionario de la instalación, Fermín Ramón Ruiz, podrá ver salvaguardados sus intereses, dado que la intención del Ayuntamiento es instarle a que solicite una nueva concesión para poder gestionar los nuevos módulos. El Ayuntamiento siempre ha apoyado y respaldado una concesión, puesto que su intención es mantener, por interés público, las dotaciones en la céntrica playa, una de las más concurridas en verano. El Ayuntamiento trabajará ahora en que la demolición del edificio y la construcción de los módulos puedan ir ligados y así mantener el servicio en Los Peligros.

El Club Náutico de La Horadada tendrá que abandonar las instalaciones en el mes de octubre, una vez se termine la prórroga de su concesión. Durante este verano sólo se han podido utilizar los 150 metros cuadrados para la zona de restauración y otros 150 para el club náutico. Ello supuso la clausura de dos de las tres plantas del edificio, las que se utilizaban como albergue, lo que provocó que la plantilla se redujera de 18 a seis personas.

El alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, a preguntas de este periódico, trasladó ayer su satisfacción por la reunión mantenida en Madrid y el acuerdo alcanzado, que, según sus palabras, responde a las necesidades planteadas de las tres partes. Igualmente, De la Serna agradeció el tono «cordial» del encuentro, que ha permitido avanzar en este y otros asuntos.

Fotos

Vídeos