Un total de 5.324 coches usaron el parking disuasorio que gestiona Adicas en Castro

E. R.CASTRO URDIALES.

Un total de 5.324 vehículos utilizaron durante los meses de julio y agosto el aparcamiento disuasorio del IES Ataúlfo Argenta, que cada verano pone en marcha el Ayuntamiento de Castro Urdiales, en colaboración con la Asociación de Discapacitados (Adicas) y la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria. Se trata de una cifra superior a la registrada en 2010 (4.483) por lo que, como se resalta desde la organización, no ha pasado factura la apertura del parking subterráneo de Amestoy.

Vuelve a ser agosto el mes en el que más coches utilizaron este aparcamiento -la cifra también superó la registrada el año anterior- pero fue julio el que registró un 75% más de usuarios que en el mismo mes de 2010.

Aunque no se ha hecho pública la cifra de beneficio obtenida, en una nota de prensa se recalca que «asciende también al elevarse el número de vehículos».

Teniendo en cuenta estos datos, tanto el Ayuntamiento de Castro Urdiales como la Asociación de Discapacitados coinciden en calificar los resultados de «satisfactorios» e incluso aseguran que «superan las expectativas que teníamos inicialmente».

Una doble función

Este parking disuasorio se pone en marcha cada verano con el objetivo de mitigar la falta de aparcamiento en el municipio. A la vez aporta al colectivo de discapacitados una ayuda económica extra y promueve la incorporación al mercado laboral de personas con discapacidad. De hecho, este año, la plantilla al completo de Adicas, junto con su personal voluntario (22 personas en total) han sido los encargados de la gestión y vigilancia de este aparcamiento del IES Ataúlfo Argenta.

Las instalaciones han estado abiertas de nuevo durante los meses de julio y agosto, en horario ininterrumpido de 9:00 horas a 22:00 horas.