La jueza ve indicios de prevaricación en la actuación de Marcano con el molino de Vestas

La jueza ve indicios de prevaricación en la actuación de Marcano con el molino de Vestas

Aprecia un posible delito en el permiso para construir el aerogenerador experimental de Campo de Enmedio

DAVID REMARTÍNEZSANTANDER.

La titular del juzgado de Reinosa ha apreciado indicios de prevaricación en la actuación del exconsejero de Cultura, Francisco Javier López Marcano, al aprobar el aerogenerador experimental que instaló Vestas en el Monte Cotío, en Campoo de Enmedio. Al tratarse de un político aforado -por ser diputado regional-, la magistrada instructora se ha inhibido en la causa abierta, que se trasladará ahora a a la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJC), como pedía la acusación. En este auto, que puede recurrirse, la jueza apunta al exconsejero de Cultura como «máximo responsable» de las actuaciones y las autorizaciones concedidas al proyecto de Vestas. El propio Marcano declinó ayer pronunciarse al respecto a la espera de conocer y analizar con sus abogados toda la documentación sobre el caso y la nueva decisión judicial.

El proceso lo forzaron dos colectivos, ARCA y la Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria, tras permitir el bipartito PRC-PSOE un enorme molino de viento en pruebas, denominado prototipo V112, como cabecera de un Parque Experimental de la multinacional danesa Vestas en Cotío.

El citado monte, con 1.200 metros de cota y un clima severo, ofrece las condiciones idóneas para probar un aerogenerador de 90 metros que sustituirá a las versiones anteriores de estos aparatos. Sin embargo, las asociaciones denunciantes creen que la instalación ha maltratado restos de una calzada romana cercana al castro de Las Rabas y al campamento de La Poza. Y que el bipartito conocía esas consecuencias cuando autorizó la obra.

Inhibición

La jueza sospecha algo similar. El auto de inhibición, al que ha tenido acceso la agencia Efe, destaca dos indicios de delito. Primero, recuerda que el entorno estaba protegido al ser «zona de interés cultural». Por ese motivo, el Gobierno autonómico había rechazado dos peticiones previas a la de Vestas, episodios ante los que la magistrada no entiende «el cambio radical» de criterio; por qué, con la firma danesa, la Consejería «autoriza lo que venía denegando». Aparte, subraya la ausencia de «un informe público de impacto ambiental exigido legalmente». Junto al propio V112, los técnicos debían sopesar la carretera de acceso, por ejemplo, o la línea de evacuación instalada para el cableado eléctrico y la fibra óptica, de cuatro kilómetros y medio de distancia.

Ante tales sospechas, el Juzgado de Reinosa señala a Marcano como responsable último de la presunta prevaricación. Las denunciantes reclamaban que se incluyese al exconsejero de Industria Juan José Sota (ya no es aforado), y que la imputación de ambos alcanzase otros tres delitos: contra la ordenación del territorio, malversación y tráfico de influencias.

En agosto de 2010, ARCA y CORE (en la que está integrada la Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria) presentaron una denuncia ante la Fiscalía, en la que pedían la paralización cautelar de las obras, que estaban en su fase inicial, de instalación del aerogenerador de Vestas. El motivo de la denuncia fue que ambas plataformas entendían que el aerogenerador, ya en funcionamiento, está en una zona de máximo interés arqueológico, concretamente en parte de una calzada romana cercana al castro cántabro de Las Rabas y al campamento romano de La Poza. La Fiscalía trasladó esta denuncia al Juzgado de Reinosa.

El molino pionero produjo su primer kilovatio hora (kWh) de energía a finales del año pasado.