Poty conquista USA

Poty conquista USA

Su vida cambió gracias al policía que liberó al padre de Julio Iglesias. Hasta Will Smith ha comprado sus bailes

NACHO GONZÁLEZ UCELAY

Viaja a la velocidad de la luz por el corredor del éxito sin otra escolta que su enorme ingenio para poner la vida en movimiento y un mote casero que en el paseo de la fama de Hollywood resultaría bastante ordinario. Chayanne, Mariah Carey, Paulina Rubio, Enrique Iglesias... Hasta Will Smith ha comprado sus puestas en escena. Y hasta Banderas se las ha vendido. Padre legítimo de los legítimos triunfitos, de Bisbal, de Chenoa, de su paisano Bustamante, el coreógrafo cántabro de 51 años Javier Castillo Arco, al que llaman Poty, triunfa en Estados Unidos, donde la cadena hispana Univisión le ha convertido en un verdadero fenómeno televisivo y la empresa cafetera Nescafé en la viva imagen de George Clooney.

¿Cuántas veces le han preguntado por qué le llaman Poty?

¡Puf! Un millón.

¿Por qué le llaman Poty?

¡Vaya! Bueno... De pequeño era muy mal comedor y para que me comiera la papilla los potitos, ¿se acuerda? mi madre me sentaba frente a la televisión a ver una serie que protagonizaban dos payasos que me encantaban. Se llamaban Poty y Pepino. Y que si Poty esto y que si Poty lo otro y que si Poty lo de más allá... al final me quedé con Poty.

Mejor que Pepino...

Jajaja. sí. Digamos que tuve suerte.

Usted se define como una buena persona. ¿Eso es una ventaja o es un inconveniente?

Es una ventaja porque me siento muy bien conmigo mismo siendo así, buena gente, pero también es un inconveniente porque por ser así es que me llueven tantas hostias. Las malas personas se han cebado conmigo.

De bueno a tonto hay un paso.

De bueno a tonto hay un grand jetè, que es un paso de baile dificilísimo.

Freud dijo que hay dos caminos para ser feliz en la vida; uno es hacerse el tonto y el otro es serlo. En este caso usted debe ser muy feliz, ¿no?

Mucho. No sé muy bien cuál de esos dos caminos he andado yo pero soy muy feliz. Sería muy ingrato si con todo lo bueno que me está sucediendo dijera que no soy feliz. Lo soy. Y a veces hasta me detengo a sentirlo.

En mis tiempos, que casi son los suyos, los niños queríamos ser futbolistas, policías, astronautas... Pero bailarines...

¡Es que yo quería ser guardia civil!

¿Ah, sí?

Sí. Siempre me consideré un hombre muy marcial.

¿Qué le hizo cambiar de idea?

Nunca cambié de idea. A mí siempre me gustó el mundo del baile. Lo llevaba dentro.

¿Tuvo que proteger esa pasión de la intolerancia de la época?

Aquellos eran tiempos muy difíciles, sí, pero no, no tuve que hacerlo, gracias a Dios, y si lo tuve que hacer fue hasta cierto punto.

¿Hasta cierto punto?

Recuerdo que haciendo la mili en Alcalá de Henares... ¿Sabía que fui el cabo primero más joven de España?

¿En serio?

Sí. Con 17 años.

Decía que haciendo la mili en Alcalá de Henares...

...Llamé un día a mi casa desde la cabina del cuartel y mi madre me dijo que iba a llegar una compañía alemana para dar un curso de baile, por si yo me quería apuntar. Miré hacia atrás, vi que había varios soldados esperando a que yo terminara de hablar, me giré y le dije a mi madre en voz baja: apúntame, apúntame.

Entonces, ¿su familia entendió su decisión?

¡Claro que sí! Y siempre me apoyaron. Incluso, me pagaron los estudios.

Le brillan los ojos.

Es que me acuerdo de mi padre y de mi hermano, Karly, que fallecieron muy jóvenes. Y de mi abuelo... La muerte de los tres me sorprendió fuera, bailando... Imagíneselo. He bailado en condiciones terribles.

Un salto a la fama

Con Operación Triunfo dio un salto a la popularidad y con Mira Quién Baila otro a la fama. Primero en España y luego en Estados Unidos, el país de la oportunidades. ¿A usted quién se la dio?

La oportunidad de dar el salto a la televisión me la dio Joaquín Domingo Martorell, el comisario de policía que liberó a Julio Iglesias Puga (el padre de Julio Iglesias) del zulo donde ETA le tenía secuestrado. Como gesto de agradecimiento a aquello, Julio le contrató para incorporarle a su equipo de seguridad personal y, al cabo de un tiempo, se acabó convirtiendo en su mánager. Luego, más adelante, Martorell regresó a España como responsable de contratación artística de Antena 3 Televisión.

Y apareció usted...

Más bien apareció él. Yo estaba trabajando en Canarias y él fue hasta allí a buscarme. Por lo visto desde su llegada a España había estado siguiendo de cerca mi trayectoria. Así que un día se plantó en Canarias, me buscó, me recogió y me llevó con él a Madrid, donde estuve trabajando 11 años como director de coreografías de Antena 3 Televisión. Ese hombre cambió mi vida.

¿Ya le ha hecho una coreografía a su sueño americano?

¡Hostia! ¡Qué pregunta! Pues no, mire. Pero cuando se la haga le haré una muy viajera. Sí. La más viajera.

¿Cree, como dijo Sabina, que bailar es soñar con los pies?

Bailar es soñar con los pies... ¡Joder, Sabina, qué tío!... Sí, lo es.

¿Y cree, como dijo George Bernard Shaw, que el baile es la expresión vertical de un deseo horizontal?

No, no estoy de acuerdo con eso. El baile es una expresión de vida. El baile es vivir. El baile... soy yo.

¿Alguna vez le han quitado lo bailao?

¡Nunca! Ni me lo van a quitar.

¿Ya ha bailado con la más fea?

¡Sí! ¡Y qué delicia, oiga!

¿Deberían prohibir el baile nupcial?

No lo sé, pero puedo decirle que cuando bailé con Isabel, mi mujer, la pisé ocho veces. Fue catastrófico.

¿Con quien bailaría pegado?

¡Buah! ¡Con tanta gente que no sabría decirle!

¿Y con quién bailaría de lejos?

Con alguien que me pueda provocar dolor. Con alguien que no tenga la mirada limpia. Hay mucho... canalla.

¿Ha bailado con lobos o qué?

He bailado con alimañas. Hay mucho envidioso por ahí.

¿Qué baile le encaja más a Zapatero?

Ninguno. Ese hombre tiene menos gracia... Mire que por mis manos ha pasado todo dios y no se me ha resistido nadie, pero... ¿Zapatero? Quite, quite.

¿Y a Rajoy?

¡Otro pan sin sal! Es que los políticos no sirven para esto. Son demasiado... ¿comedidos?

¿Quién se mueve menos que los ojos de Espinete?

Los políticos. Sin duda. Y mejor así, porque cuando se mueven...

¿Y quién se mueve más que los precios?

Yo. Y en todos los sentidos. Me paso el día viajando.

¿San Vito practicaba el intrusismo laboral?

¿Se está quedando conmigo? ¡San Vito no existe, oiga! No hay ningún santo que se llame Vito.

Vale. Pero si existiera...

...Le pediría poder volver a casa algún día.

Hombre, en Miami no se está mal.

No, pero yo amo Cantabria. La echo en falta, la necesito y la tengo siempre presente. Presumo de ser torrelaveguense y cántabro allá donde voy. ¿Sabe algo?

¿Qué?

Siento mucha paz interior cuando pienso que volveré.

¿Está al corriente de lo que pasa en Cantabria?

Sí. Sé lo que ha hecho hoy mi madre para comer... Sé el tiempo que...

... Sí, vale. Me refiero a la actualidad regional.

Jajaja. Sí, estoy informado. O creo que lo estoy, vamos.

¿Me lo podría demostrar?

Cuando quiera.

¿Qué es una catenaria?

¡Joder! No tengo ni idea.

¿Y un pisapuros?

¿Un qué?

Mire, mejor vamos a otra cosa... ¿Ha seguido con interés el juicio por la muerte de Michael Jackson?

¿La verdad?, no. Pero ¿sabe?, hace unas semanas vino su coreógrafo, Keny Ortega, y tuvimos la oportunidad de intercambiar algunas impresiones. Me felicitó por mi trabajo. ¡Me puse tan contento! Para mí fue como ver al Mesías.

¿Fue Jacko el mejor bailarín de todos los tiempos?

Jacko fue un genio. Un auténtico genio. Indiscutiblemente.

¿Y fue su moonwalk una referencia de la innovación en el baile?

El moonwalk fue, y es, el paso de un genio. A mí es que ese paso me sale muy mal. Ese... ybailar sevillanas.

¿Y usted cómo quiere ser recordado?

Como una buena persona.

Le propongo un epitafio.

¿Cuál? ¿Cuál?

Que me quiten lo bailao.