HABLANDO DEL LOBO

DANIEL QUINTANACAZADOR Y ENTRENADOR NACIONAL DE TIRO

Son unas cuantas veces las que me llegan noticias de que el lobo está aumentando su presencia en los montes cántabros. Me la han dicho cazadores y ganaderos del sur de la región y de provincias limítrofes como Burgos o Palencia. Ignoro si estas noticias son realmente ciertas, puesto que al inteligente lobo no le gusta dejarse ver y las referencias son más intuitivas que demostrables. No obstante son interesantes algunas circunstancias que suelen darse. Así sucede que cuando más ejemplares se abaten es al principio de temporada, como si les cogiera desprevenidos. Después de algunas batidas aprenden y pensamos los cazadores que se nos adelantan en acciones evasivas.

Es frecuente que los cazadores defiendan que para poder derribar algún lobo habría que situarse en los puestos antes de amanecer y entrar en silencio pues al más mínimo movimiento en el bosque, los lobos se marchan. Sin embargo charlando con un ganadero de Valderredible me contó que después de matarle los lobos unas yeguas decidieron darles una batida. Bien planeada y sabiendo donde estaban, los lograron levantar por tres veces del sitio donde estaban pues salían al acosarlos pero volvían al mismo lugar. Y así ocurrió dos veces.

Otro ganadero del lugar me decía que el lobo se queda en el monte sin salir aunque se esté batiendo con sabuesos y grifones. Que como no le afectan ya que los perros no se atreven con ellos y solo siguen a los jabalíes (y a algún corzo digo yo) ellos se quedan quietos como que esa 'guerra' no va con ellos. Esta parte me resultó más difícil de entender pero el hombre lo decía muy seriamente.

La verdad es que conocemos muy poco del comportamiento y la sicología del lobo.

Fotos

Vídeos