La Reserva del Saja despega

Se incrementa el número de cupos y la cuenta de jabalíes abatidos llega a 751

F. FERNÁNDEZ-CUETOSANTANDER.
La cuadrilla 16 de José Antonio Casares se bajó ayer de Panda Carrielda con los 16 jabalíes que permite el cupo. ::
                             PEDRO ÁLVAREZ/
La cuadrilla 16 de José Antonio Casares se bajó ayer de Panda Carrielda con los 16 jabalíes que permite el cupo. :: PEDRO ÁLVAREZ

Era cuestión de tiempo. Si la campaña tuvo un inicio que puede considerarse titubeante, con el paso de las semanas y con la llegada de los meses más fríos, los resultados han comenzado a dispararse. Y la prueba más evidente se puede encontrar en los cuatro cupos que se consiguieron en las últimas cacerías.

El más llamativo fue el logrado ayer por la cuadrilla lebaniega de José Antonio Casares, que cazó en su casa, es decir, en Panda Carrielda, de donde se bajó con 16 ejemplares. Además, por si fuera poco, ninguno bajó de los 60 kilos.

Antes, el pasado sábado, los de Eduardo Alonso completaron el cupo de siete jabalíes establecido para la zona alta de la comarca del Nansa. En concreto, lo hicieron en el lote de Bárcena Verdujal, uno de los más jabalineros de la zona.

Ya en Cabuérniga, hay que destacar otros dos cupos, menos voluminosos, pero cupos al fin y al cabo. Uno de ellos se produjo en Serradores y tuvo como protagonista a la cuadrilla número 3, la que dirige con acierto uno de los mejores monteros de la región, Marcelo Gutiérrez. El otro tuvo lugar en La Cotera, en donde cazó el grupo que encabeza Francisco Galguera. En ambos casos se volvieron para sus casas con tres ejemplares cada una de las cuadrillas.

Al margen de estos cuatro cupos, hubo otras cacerías en las que salieron las cosas bien. Por ejemplo, la celebrada en el lote de Pámanes, en donde los de Jaime Parra consiguieron abatir 11 jabalíes. Con uno menos se bajaron los de Agustín García de Dobra Regaos. La cuadrilla de Enrique Navedo también estuvo acertada y abatió nueve suidos en el monte de Poda Cordancas.

Fuera de Liébana, destacan las cacerías celebradas en los lotes campurrianos de Proaño y Villacantid, que dieron tres ejemplares cada uno, y la de El Tornillo, en Valdeiguña, que permitió a los de Rafael Núñez hacerse con dos cerdos salvajes.

Fotos

Vídeos