Barcenaciones inaugura su nacimiento de corcho y piñas

Foto: S. T./
Foto: S. T.

Numerosas personas acudieron a la apertura de este belén que presenta las casas de este típico pueblo cántabro

SARA TORREBARCENACIONES.

Cientos de personas se agolpaban ayer a eso de las siete y media de la tarde a las puertas de las antiguas escuelas de Barcenaciones (Reocín). No era para menos. Por tercer año consecutivo, la localidad muestra a los vecinos y visitantes la obra de Fidel Fernández, un belén de unos cincuenta metros cuadrados inspirado en el pueblo de Barcenaciones, que utiliza como materiales principales tapones de corcho y piñas.

Son unos edificios magistralmente construidos que incluso cuentan con iluminación en su interior, obra del alcalde pedáneo José Manuel Telechea, de profesión electricista, quien sugirió a Fidel que realizase esta obra. «Le conozco de toda la vida y sabía de lo que era capaz», argumenta el alcalde.

La decoración no es obra de dos días, ni siquiera de dos meses, que es el tiempo que Fidel ha invertido en realizar la de este año, con las ampliaciones pertinentes. El nacimiento se mantiene en el local durante todo el año y «se tienen que reponer las plantas que se van secando, por lo que hay que estar pendiente», explica el artesano. Además de las casas, los elementos naturales también llaman la atención. No sólo porque estén representadas la 'Peñona' y la cueva, además de otras rocas que rodean el paisaje, sino por el musgo que cubre el suelo y la gran cantidad de árboles que rodean la réplica de la localidad, «los que hay en el pueblo», afirma Fidel.

Puente San Miguel

Por otra parte, el belén municipal de Reocín, situado en la Casa de Cultura de Puente San Miguel, también fue inaugurado ayer, a las 20.45 horas. Una obra de 64 metros cuadrados que responde a una tipología montañesa y cuenta con un importante número de figuras móviles. El concejal de Cultura, Ricardo Becerril, agradeció el trabajo del grupo de jóvenes del municipio que forman la Asociación Belenista.