La Reserva, firme hacia el récord

F. FERNÁNDEZ-CUETOSANTANDER.
La cuadrilla número 33 que dirige Ismael Blanco se bajó de Milebaños con el cupo de 16 jabalíes que fija la Administración. ::
                             DM/
La cuadrilla número 33 que dirige Ismael Blanco se bajó de Milebaños con el cupo de 16 jabalíes que fija la Administración. :: DM

Tal y como apuntaba desde el principio, la actual temporada de caza está ofreciendo unos magníficos resultados. Las cifras no engañan. Los 817 jabalíes abatidos en la Reserva (66 en el último fin de semana) así lo atestiguan. Y a éstos hay que sumar los que se han abatido en los montes de Cantabria que no están afectados por este espacio cinegético, que también son numerosos.

En el último mes, con el monte ya bajo, las cifras de capturas se han disparado y se consolidan en el camino hacia un nuevo récord de jabalíes en la Reserva. Durante las dos últimas jornadas de actividad, hubo tres cupos, todos ellos llamativos. Uno, el de Milebaños, por ser el más voluminoso, ya que los de Ismael Blanco se bajaron del lote lebaniego de Milebaños con 16 animales. Los otros, por haberse producido en una comarca, Valdeiguña, poco dada a ver como se completan los máximos establecidos por la Administración. En La Bacera, en una bonita cacería, los hombres de Alejandro Abad abatieron tres cerdos salvajes. En Vaocerezo hicieron lo propio los componentes de la cuadrilla que dirige Eduardo Quevedo.

Pero, además de estas tres, hubo otras cacerías en las que se obtuvo un buen rendimiento. En Liébana, por ejemplo, se mataron 13 jabalíes en el monte de Cuesta Bernizo, en donde tuvieron la fortuna de cazar los de Jaime Parra. Tampoco le fueron mal las cosas a la cuadrilla del iguñés Felipe González, que se bajó de Dobra El Mazo con media docena de suidos después de disfrutar de una batida en la que los perros, no sin mucho trabajo, levantaron numerosos jabalíes a los que, sin embargo, les costó mucho salir a los puestos. En Arabedes, donde cazó el lebaniego José Joaquín Sánchez, se abatieron otros seis animales, aunque bien pudieron ser más a nada que la suerte hubiera acompañado y que los jabalíes no hubieran sido tan esquivos.

De nuevo, los osos

La nota anecdótica -aunque afortunadamente cada vez lo es menos- se dio en la batida de Fonfría Pico Jaro, que tuvo que ser suspendida debido a la presencia de una osa en el monte.

En Campoo se 'tocó pelo' en todas las batidas excepto en la de Montabliz. Abiada, Izara y Soto dieron un jabalí cada uno de ellos y Fontecha, una de las cenicientas de la comarca, arrojó un saldo final de dos suidos.

En la cuenca del Nansa también se abatieron jabalíes en todas las cacerías. Cuatro cayeron en Hayedo y Tejeo y Frente y Navas (dos en cada una), mientras que La Cestera y Casal Este dieron un cerdo salvaje cada uno. Por último, en la comarca de Cabuérniga, se mataron dos ejemplares en Monte Aa y uno más en Peña Colsa. Vados Centro y Vados Sur acabaron con un cero la jornada.

Fotos

Vídeos