El personal de Bosch esperará a conocer más detalles de la venta

NACHO CAVIALOS CORRALES DE BUELNA.
Asamblea de trabajadores celebrada en Bosch, en San Felices. ::
                             N. C./
Asamblea de trabajadores celebrada en Bosch, en San Felices. :: N. C.

El comité de empresa de la planta Robert Bosch Sistemas de Frenado, en San Felices de Buelna, explicó ayer a una parte de la plantilla la situación de las negociaciones sobre la futura venta de las instalaciones pertenecientes a la firma alemana.

La compañía estudia la venta de la planta de San Felices, que cuenta con 240 empleados, o la creación de una empresa compartida. Aunque no han trascendido datos concretos sobre la reestructuración y sus efectos, hace algo más de un año se iniciaron conversaciones con un inversor japonés. No fraguaron y ahora se barajan otras opciones, una de ellas norteamericana.

En una asamblea a puerta cerrada se abordó la situación y se decidió no tomar ninguna decisión hasta haber trasladado la información a todos los trabajadores. Asimismo se acordó no hacer ningún tipo de declaración hasta que se avance más en el proceso negociador, que deberá estar resuelto antes de final de año. El presidente en funciones del comité, Roberto Ríos, afirmó que en el momento en el que todos los trabajadores sepan cual es la situación de la planta y se haya tomado una resolución concreta, se trasladará la postura de la plantilla. Y reafirmó que tras la asamblea celebrada ayer en el centro social La Rasilla de Los Corrales de Buelna «no se ha decidido nada». El comité se mostró convencido de que la resolución final sobre el futuro de la planta se tomará «en otras instancias».

La planta se inauguró hace 35 años en la recta de la Agüera de San Felices de Buelna. En 1976 Bendibérica creó la instalación con personal procedente de una empresa subsidiaria de British Leyland (Authi).