«No gusta estar ahora fuera de casa»

El cántabro señala que la segunda etapa de la Volvo Ocean Race ha sido «muy dura» tanto física como psicológicamente 'Ñeti' Cuervas-Mons Proa del 'Telefónica'

HELENA PAZABU DHABI.
'Ñeti' Cuervas-Mons, uno de los tripulantes cántabros del 'Telefónica'. ::
                             MARÍA MUIÑA/
'Ñeti' Cuervas-Mons, uno de los tripulantes cántabros del 'Telefónica'. :: MARÍA MUIÑA

Ha pasado Nochebuena y Navidad en medio del océano Índico y pasará Fin de Año en Abu Dhabi. «La vuelta al mundo es así», dice. Tras lograr su tercera victoria consecutiva en la Volvo Ocean Race a bordo del 'Telefónica', el cántabro Antonio 'Ñeti' Cuervas-Mons habla de una extenuante y atípica etapa y de una merecida victoria que dedica a su abuelo Antonio, fallecido recientemente y quien le inculcó su «pasión por el mar».

-Han pasado unos cuantos días y ha podido descansar de un primer tramo de etapa, entre Ciudad del Cabo (Sudáfrica) y un punto secreto del Índico, que muchos han calificado de muy complicado...

-Efectivamente ha sido un tramo muy duro no en el sentido de tener condiciones duras de mucho viento como pasó en la primera etapa, sino duro psicológica y físicamente, porque hubo muy poco viento, muchos cambios de posiciones y siempre ibas tremendamente atento a lo que pasaba. Había días de 20 cambios de vela, una cosa increíble. Tuvimos también que hacer muchos 'stackings' y después hemos tenido también un tiempo bastante desagradable, con mucha niebla, sin ver el sol. Pero bueno, tuvo su recompensa al final.

-Una de las cualidades que suelen destacar de usted sus compañeros de equipo es lo positivo que es ¿Cómo se logra estar empujando en todo momento?

-Creo que es una cosa un poco de todos porque todos tenemos un día malo y un día te empuja uno, otro día empujas tú a otro. Si un día estoy más cansado porque me han cuadrado guardias malas y no he podido dormir, pues el de al lado dice «venga, ánimo, que tú puedes». O al revés, si yo veo a otro que está un poco de bajón, pues le intento animar.

- O sea que en este sentido el grupo que forma la tripulación es muy importante.

-Es fundamental. Ya dije antes de la salida de Alicante que el punto fuerte en esta vuelta es la tripulación. Estamos todos muy igualados, ya se ha visto cómo fue la llegada de la segunda etapa y la clave para mí va a ser más que nunca la tripulación.

-Una de las cosas que menos le habrá gustado fue el tener que pasar Nochebuena y Navidad a bordo ¿Cómo lo vivió usted personalmente?

-Estas Navidades han sido un poco diferentes para mí porque he perdido a un ser querido y en estas situaciones es cuando creo que la familia necesita estar junta más que nunca. Pero bueno, es mi trabajo. Ya sabía que iba a estar fuera de casa, es una cosa que tengo que asumir y es lo que hay. En particular Nochebuena no fue muy buena sino bastante dura, porque había mucho viento de través y mucha mar de proa lo que hace la navegación muy desagradable pero al menos recuperamos bastantes millas esa noche. Pero no es una cosa que nos guste el estar fuera de casa, sobre todo a los españoles que somos gente muy de estar en familia.

-En Cantabria les están haciendo un seguimiento bastante fuerte a usted y el otro cántabro a bordo, Pablo Arrarte. Cada vez hay más afición a la Vuelta al Mundo y al 'Telefónica' ¿Qué le diría a la gente que está siguiéndoles?

-En mi caso estoy impresionado, por todo. Porque veo que tengo muchos amigos y de hecho toda la gente que vino a Alicante me manda mensajes, e-mails, contactan con mi familia, han creado un grupo en Facebook de 'Telefans', y a mí la verdad es que me supera. Yo creo que todo el equipo lo hace muy bien pero yo en particular estoy un poco impresionado. La verdad es que soy muy afortunado de tener a toda esa gente que me quiere y es un apoyo muy grande cada vez que recibo un correo electrónico en el barco, que son seis o siete mensajes de gente diferente en uno. Es un 'subidón'.

-La segunda victoria en la Volvo Ocean Race 2012 tiene una dedicatoria especial.

-Quería dedicarle esta victoria a mi abuelo. Se murió justo cuando estaba en Ciudad del Cabo y no pude ir al funeral. Fue bastante duro para mí. Fue la persona que me inculcó la afición a navegar, que me metió en el mundo del mar, me contagió esta pasión y es una de las personas que más he admirado siempre. Por eso quiero dedicárselo a él, que sé que está ahí.

Fotos

Vídeos