Muere el mejor semental español

Muere el mejor semental español

'Dyhim Diamond' pastaba en Navarra, deja más de 80 hijos y fue el primer ejemplar con valor internacional

M. ARTAZUSAN SEBASTIÁN.

'Dyhim Diamond' no pudo más. El lunes, en la yeguada navarra de la Dehesa Milagro, este semental de 18 años moría cuando se disponía a montar a la yegua 'Castalia', en su día ganadora del Gran Premio de San Sebastián y del 'Kutxa'. «Ha sido una sorpresa, que me ha dejado muy tocado, porque este caballo no había tosido en toda su vida. Lo normal es que hubiera seguido dedicándose a la reproducción durante cuatro años más». Las palabras son de su propietario, el empresario madrileño Carlos Vázquez, que perdió al mejor semental de España, una auténtica leyenda.

'Diamond', tras pasar por Haras de Ulzama, se encontraba estabulado en Dehesa de Milagro, en donde disfrutaba de una vida de lujo. Tras muchos años demostrando su clase y poderío en los hipódromos, desde 2007 se dedicaba a mostrar otras cualidades para que sus hijos sigan dejando constancia de la raza de su padre. «Sospechamos que la causa de su muerte ha podido ser un infarto o la rotura de la aorta», explica José Hormaeche, el director de la yeguada en la que estaba estabulado el purasangre.

La del lunes era la tercera cubrición del año y nada hacía sospechar lo que iba a suceder, ya que 'Diamond' no había dado ningún síntoma de encontrarse mal. Sus dos últimas novias fueron 'Nuchita', que ya estaba preñada, y 'Asian Queen', que está a la espera de confirmar.

'Diamond' fue el primer semental de España con valor internacional y ya ha tenido tiempo de demostrar, a través de sus descendientes, que de tal palo, tal astilla. De hecho, este año han nacido nada menos que 30 hijos suyos. El año pasado compitieron en España 51 descendientes del gran campeón y vencieron en 33 carreras. Gracias a todos estos premios, los caballos recaudaron unos 353.360 euros.

Se calcula que en 2008 la finca de Haras de Ulzama alcanzó unos ingresos cercanos a los 200.000 euros por la venta de 11 de los potros -caballos de dos años- descendientes de 'Diamond' en una subasta en el hipódromo de La Zarzuela.

En lo que de forma equivocada se intuye como la descansada vida de un semental, 'Diamond' tenía que realizar el enorme esfuerzo de intentar cubrir a entre 40 y 45 yeguas, cuyos propietarios pagaban 3.000 euros por cada intento. Entre los 63 purasangres que se ganan la vida en España -sus hijos sueñan con disfrutar de una vida como la suya- destacan nombres como los del gran 'Bannaby', caballo muy querido por la afición donostiarra al ser doble ganador de la Copa de Oro de San Sebastián y también de un Grupo I en Longchamp.

También los números de 'Diamond' en las carreras son espectaculares. Se retiró de la competición a finales de los 90 con 265.675 euros de ganancias en premios. De la autenticidad de su linaje da prueba su árbol genealógico que, vía paterna, se remonta nada menos que tres siglos atrás, hasta llegar a 'Darley Arabian', uno de los tres sementales de los que surgió la línea de purasangre inglés.

La necropsia será la que permita averiguar las causas exactas del fallecimiento de este gran campeón, para el que este año se habían previsto unas 20 cubriciones. Y es que la cotización de los sementales suele ir bajando de forma progresiva según van pasando los años, sobre todo al lustro de dedicarse a estas labores.

Hormaeche asegura que «ya había cubierto a casi todas las yeguas que hay aquí y lo que normalmente se hace es ir cambiando de semental». Tras la pérdida del favorito de las yeguas, no le quedará más remedio.

 

Fotos

Vídeos