Ganaderos y agricultores, en contra de la fractura hidráulica

H. C.SANTANDER.

Los ganaderos y agricultores ecológicos de Cantabria han mostrado su rechazo «tajante» hacia el fraking o fractura hidráulica, que se está practicando en la región para la extracción de gas de debajo de la tierra. Así lo han acordado en una reunión extraordinaria en la que han puesto de manifiesto que esta actividad tiene «graves» efectos, como el impacto paisajístico o la contaminación del agua y el aire, por lo que han pedido al Gobierno «que paralice este desastre».

Según indican en un comunicado, es una técnica «compleja y cara» que se utiliza para llevar a cabo la extracción del gas «no convencional», concretamente de pizarra. Añade que se hace mediante una perforación horizontal que tiene una media de un kilómetro y medio de longitud, aunque puede llegar hasta los 3.

Una vez provocadas estas fracturas se inyectan, por etapas, «miles» de toneladas de agua a muy alta presión, mezclados con arena y aditivos químicos, como bencenos, xilenos o cianuros, y entre los que también se encuentran elementos cancerígenos y mutagénicos. El colectivo avisa a los ciudadanos de los «graves efectos» de esta práctica.