El Estado firmará un convenio sobre los pagos de Valdecilla si no destina dinero este año

Diego asegura que «trabajamos» porque las obras sean incluidas en los presupuestos generales, pero avanza la segunda opción

DAVID REMARTÍNEZSANTANDER.
Obras en uno de los nuevos bloques del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. ::
                             JAVIER COTERA/
Obras en uno de los nuevos bloques del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla. :: JAVIER COTERA

Ignacio Diego contempla la posibilidad de que el Gobierno central excluya el hospital Valdecilla de los Presupuestos Generales del Estado, es decir, que no dé dinero este año, y que Cantabria tenga que revisar sus propios presupuestos regionales, pues cuenta con recibir 40 millones. Lo dijo ayer el presidente regional en el enésimo episodio de un culebrón sin parangón en Cantabria y casi más allá: el único hospital de España que recoge un Estatuto de Autonomía como centro de referencia profesional y foco de modernización lleva en obras desde hace más de diez años, y sin dinero para rematarlas desde hace al menos dos. No está ni de lejos acabado y, según estima el Gobierno, requiere otros cien millones de euros sobre los 290 gastados ya, aparte de una cuarta fase constructiva que «integre» las anteriores.

Este asunto capital se llevó Diego a Madrid el pasado jueves, a su primera reunión con Mariano Rajoy como presidente de la nación. Y si al salir del encuentro dijo que el Ejecutivo central financiará todo lo que resta de Valdecilla, aunque todavía no ha resuelto cómo, ayer el presidente de Cantabria barajó dos posibles escenarios sobre el inicio de dichos reembolsos: Que Madrid incluya ya una partida en los Presupuestos Generales del Estado del ejercicio en curso o, como segunda opción, firmar «un convenio que recoja las fórmulas» de financiación a futuro. Corto plazo, o medio: «Voy a trabajar para que haya una plasmación, o en un convenio o en el propio presupuesto. Insisto: pueden ser esos dos cauces, que a mí me serían suficientes, porque sería algo sin precedentes», opinó el presidente regional.

Se cambie presupuestos por convenio, inmediatez por calendario, o al revés, el Estado deberá atender unos sobrecostes que igualan el presupuesto con el que arrancó la ampliación. En 2003, y precisamente a través de un convenio, otro Ejecutivo del PP, presidido por José María Aznar, aprobó una financiación de 205 millones de euros para el nuevo Valdecilla, cuya imagen son tres grandes bloques de 12 plantas anexos al complejo actual. Ese dinero ya se ha gastado, más otros 90 millones adelantados por la administración cántabra, que ahora reclama tal cantidad más los cien millones extra que necesitan los remates. Y entretanto, las 503 camas, los quirófanos y el largo etcétera de servicios «de referencia» planificados siguen siendo solo un dibujo hueco.

Solares-Torrelavega

Ignacio Diego también se refirió ayer a la paralización del tramo de la autopista A-8 entre Solares y Torrelavega, donde las máquinas aguardan fondos públicos para arrancar los trabajos parados bajo mandato del PSOE. El presidente reconoció que, de momento, el Ministerio de Fomento no transferirá nada, pero subrayó un matiz, a su juicio diferencial: No se va a deshacer el contrato con las empresas y va a seguir siendo una obra prioritaria en el plan de acción del ministerio, una obra de primer grado, con la planificación y el compromiso para que cuando el Estado tenga dinero para este tipo de obras, la primera sea la de Cantabria. Y quiero creer en ello», confió.

En cualquier caso, Diego cree que ha regresado de Madrid con más avances que los obtenidos por Miguel Ángel Revilla en todas sus visitas entre 2004 y 2009, visitas que Diego repasó ayer una por una en rueda de prensa, leyendo los anuncios sobre inversiones en la Fundación Comillas, la Autovía Dos Mares o el mismo Hospital de Valdecilla que nunca llegaron.